Home / Prácticas Culturales / Aireación con Sacabocados: ¿Demasiado de algo bueno?

Aireación con Sacabocados: ¿Demasiado de algo bueno?

por James E. Skorulski(USGA Green Section Record March/April 98)

Algunos Temas convienen ser tratados en charlas fuera de horario y en mesas redondas en lugares donde la música está algo alta y el humo de cigarros llena el ambiente. El tema de la aireación con sacabocados puede ser uno de ellos, pero me arriesgaré con la esperanza de que esta opinión hará que algunos revisen sus programas o al menos estimule un debate saludable. Empezaré por afirmar que los beneficios de la aireación con sacabocados convencional no pueden negarse.

Dicha aireación es utilizada para aliviar el impacto negativo de la compactación del suelo, modificar los suelos de baja calidad, reducir los efectos de las capas, controlar el thatch, ayudar a superar los efectos de aguas de baja calidad y resembrar el césped existente. Continuará siendo una práctica integral en las canchas de golf del mundo por esas mismas razones. Existen, no obstante, aspectos negativos relacionados con la aireación con sacabocados, entre ellos la alteración de la superficie de juego.

¿Cuán frecuentemente han escuchado, “justo cuando los greens estaban en buen estado los rompen” ? Tengo poca compasión por el golfista en la mayoría de los casos, conociendo los beneficios de la aireación. Sin embargo, la vida sería mucho más fácil si no tuviéramos que batallar sobre este tema cada verano. Otra pregunta para hacer es ¿Brindan las aiereaciones repetidas la oportunidad para que la Poa annua invada?. La respuesta es sí, probablemente sea así, especialmente si la operación se realiza en un momento en que el césped tarda en recuperarse. Esto no debería ser una preocupación si la Poa annua es la especie predominante, pero es un punto a considerar en canchas de golf nuevas.

Existen otras razones por las que la aireación con sacabocados tradicional no sea una práctica bien acogida dentro del plan de mantenimiento alrededor del mundo, pero generalmente se acepta el hecho de que se trata de una labor cuyos beneficios superan ampliamente a las desventajas. Este sea probablemente el caso en la mayoría de las canchas de golf. Pero – y hay que tener cuidado en este punto – ¿qué pasaría si pudiera reducir la aireación tradicional sin poner en peligro al césped y, más importante aún, su propio puesto de trabajo? ¿Lo haría? Para contestar esta pregunta, primero verifique los programas de aireación del lugar para verificar su eficacia y evalúe si son coherentes con su objetivo agronómico. Por ejemplo, la aireación con sacabocados es una de las herramientas más eficaces cuando se la utiliza para modificar greens construidos con suelo original.

¿Cuál sería, sin embargo, el rol de la aireación con sacabocados una vez que las 4 pulgadas superiores del perfil del suelo se hubieran modificado completamente utilizando un material arenoso? ¿Sería entonces la compactación de la superficie una causa de preocupación aún cuando la superficie se hubiera modificado? Esperemos que no, pero existen otras herramientas de aireación menos agresivas que alivian la compactación del suelo solamente. ¿La aireación con sacabocados, entonces, será utilizada como herramienta para la resiembra y para manejar el thatch y, de ser así, la operación podrá efectuarse con menor frecuencia, con sacabocados más pequeños, o podrá reemplazarse con un corte vertical profundo u otro tipo de prácticas de cultivo?

Otro tema a tener en cuenta es la aireación con sacabocados de greens de bentgrass con base arenosa. Supongamos que los greens están correctamente construidos, con arena de acuerdo a las especificaciones de la USGA para la construcción de greens. La razón principal para practicar la aireación sobre dichos greens deberá ser la de manejar la materia orgánica que se acumula en el perfil superior. Sin embargo, existen otras herramientas de mantenimiento que pueden manejar el material orgánico igualmente bien.

¿Ha investigado o experimentado con el uso de sacabocados pequeños y huecos de 0,25 pulgadas, dispuestos en cuadros, cortes verticales más agresivos o programas de slicing? ¿Tiene la capacidad de realizar un topdressing según la necesidad a lo largo de la temporada para minimizar la acumulación de thatch y prevenir la formación de capas? ¿Pueden modificarse los programas de fertilización para cubrir las necesidades del césped sin estimular un crecimiento innecesario? ¿Resulta práctico manipular el pH para fomentar la descomposición de material orgánico preexistente? Las respuestas a estas preguntas solamente podrán encontrarse a través de una evaluación extensiva del área, estudios de laboratorio y el conocimiento acerca del rendimiento de los greens y de los recursos disponibles. Es muy probable que la aireación con sacabocados continúe siendo una herramienta importante para manejar la materia orgánica y los problemas de capas en sistemas con base de arena. Pero si comenzamos a utilizar otras herramientas de mantenimiento disponibles y afinamos nuestras prácticas de manejo, entonces la frecuencia o agresividad de la aireación pueda reducirse, disminuyendo el afianzamiento de la Poa annua y la alteración de la superficie tan detestada por los golfistas.

No soy partidario de, ni tampoco anticipo la eliminación completa de la aireación con sacabocados de entre las operaciones de una cancha de golf. La reducción de la frecuencia de la aireación puede no ser posible en algunas canchas donde la calidad del suelo es marginal, el tránsito pesado, los greens pequeños o la calidad del agua pobre. Como superintendente de una cancha de golf, solamente usted deberá tener la última palabra sobre qué, cuándo y cómo deben realizarse los programas de mantenimiento. Debe, no obstante, volver a evaluar los objetivos de su actual programa de aireación con sacabocados y las nuevas herramientas disponibles con apertura de criterio a la vez que debe preguntarse, ¿Qué tal si….? Tal vez pueda sorprenderse a si mismo.

Compartir:
Image Map