Home / Fairways y Tees / Algunas reglas básicas para hacer corte contorneado

Algunas reglas básicas para hacer corte contorneado

Por el Ing. Agr. Julio Enrique Alizon García

1.- GENERALIDADES

El Golf es un juego de tiros de precisión, por excelencia, siempre se ha privilegiado este factor sobre la distancia. Los blancos a los cuales el jugador apunta varían de tamaño según la distancia. Un blanco de 12 cm. de diámetro es el hoyo que se juega desde corta distancia. Tiros más largos, como el segundo de par cuatro o tercero de par cinco, se hacen sobre blancos más grandes, los greens. En diseño generalmente los greens de par tres son más grandes que los de par cuatro y par cinco, estos últimos suelen ser más chicos y/o mejor defendidos pues se accede a los mismos con tiros cortos, el tercero.

Los tiros más largos del golf, los de salida con driver se hacen, mejor dicho se deberían hacer a blancos grandes marcados en el fairway con corte contorneado.

Es así, entonces, que el mismo concepto debe ser aplicado en la preparación de cancha: se debe acceder a un área predeterminada con precisión, castigándose en forma variable los tiros desviados, cortos o largos, según el nivel de exigencia que se haya decidido emplear. De este modo la altura de corte del rough, el ancho de las zonas de aterrizaje, la distancia a volar de la pelota (carry) son variables sobre las que se debe trabajar.

Hay otras regulaciones que conviene tener en cuenta al iniciar este estilo de presentación, como por ejemplo la conveniencia de que no haya líneas rectas. El uso de cortes curvos agrega atractivos estéticos y visuales a la cancha, a más de permitir resaltar con la mayor eficacia distintos accidentes topográficos (lomas), estéticos (árboles o macizos) y de cancha (bunkers y crossbunkers).

El jugador que no accede con precisión a tales áreas predeterminadas sufre una penalización de grado variable, estimada entre medio golpe y un golpe. Se considera que un jugador está afectado por una penalización de medio golpe cuando no puede imprimir efecto a la pelota ni controlar el destino de la misma, accediendo a lugares impredictibles.

2.- OTRAS CONSIDERACIONES

La pelota de golf mide algo más de 42 mm. de diámetro, 42,67 mm exactos. Se considera que este elemento que nos desvela a los golfistas se esconde, en bermuda, en alturas de corte de 60/65 mm.. Si el césped está cortado entre 35 y 50 mm se obtienen lies aceptables para el juego de aficionados en competencias de clubes, la pelota puede encontrarse rápidamente y la penalización por haber desviado es de medio golpe. Para el juego de profesionales se consigue este efecto con altura de corte de rough mayores de 60 mm y hasta 100 mm. Alturas mayores conllevan la penalidad de un golpe.

Según lo anterior, la pelota deberá ser apuntada y enviada a una zona de aterrizaje de largo y ancho variable según el grado de dificultad buscada y de las categorías que habrán de jugar, esta zona estará ubicada a distancia variable del tee de salida, regulada también por la dificultad que se quiera imponer al jugador, según sus habilidades.

Para el juego de profesionales el ancho máximo es de alrededor de 28/30 yardas, medidas entre las 230 y 280 yardas del tee largo. Más allá de las 280 yardas el área se cierra o presenta dificultades. Para profesionales el ancho de la zona de juego es de unas 28/30 yardas, máximo, medidas estas entre las 230 a 280 yardas desde el tee del fondo. Más allá de las 280/300 yardas esta zona de aterrizaje se suele angostar, agregando dificultades adicionales, ya que se exige la máxima precisión por un lado a la vez que tiende a limitar la distancia del tiro de salida, (se busca así impedir tiros de carry muy largo tan común entre profesionales, en un esfuerzo por alargar la cancha en cierta medida). Para jugadores aficionados, esta zona de juego puede medir entre 35 y 45 yardas según el grado de exigencia, medidas desde las 180 y 240 yardas. En ambos ejemplos las zonas de rough delantero, el existente entre los tees y la zona de juego, se calculará según las habilidades de los jugadores y el grado de exigencia. desde las 120 y hasta las 160/170 yardas. Este rough podrá delimitarse en un largo variable, puede ser más corto en hoyos barranca arriba o más largo en aquellos de barranca abajo, puede optarse por dificultar en grado creciente dando tiros más fáciles en los primeros hoyos para aumentar la exigencia a medida que avanza el juego y el jugador ha entrado en calor.

Debido a que en el juego de aficionados, en clubes, muchas veces se generan resistencias, es bueno tener en cuenta las exigencias naturales de la cancha y sus distancias, usando estas para los primeros pasos de esta técnica. Así el carry que exige el par tres más largo, en el que todos los jugadores intentan llegar al green con el tiro de salida no importando su habilidad o handicap puede ser tomado como distancia básica a partir de la cual practicar el corte del rough delantero. También, a estos efectos puede analizarse la distancia de carry que exige un tiro sobre una laguna, medida desde el fondo del tee al margen delantero, estos son tiros comunes en la cancha y su exigencia no es debidamente evaluada por los jugadores quienes se molestan si deben hacerlos sobre un corte nuevo. Por supuesto que las posibilidades de jugar desde distintos tees amplían grandemente las opciones de juego que da esta particular marcación de cancha pues las dificultades son las mismas para todos los niveles de jugadores, estando más alejados para los de bajo handicap y más cerca para los principiantes.

Los greens podrán tener o no rough frontal, este podrá cortarse inmediato al green o su collar o bien ser marcado a continuación de un “babero” intermedio de largo y ancho variable, según el espíritu que se quiera dar a cada hoyo en particular. A un green se accede, básicamente, por dos tipos diferentes de tiros, llegando por aire o bien por pique y corrida. Si se desea premiar el tiro de trayectoria por aire, a la vez que desestimar los tiros de rastrón, el babero estará lo más cerca posible del green, inversamente algunos hoyos pueden ser preparados para un acceso de tiros bajos, con pique en el antegreen y entrada de corrida. No es imperativo cortar todos los greens de igual manera, unos podrán tener babero más rough frontal, otros rough desde el borde del green y otros un camino central del ancho del green y rodeado por rough lateral.

Los costados del green, lomas y entornos, podrán tener el pasto cortado a una altura variable relacionada con el grado de dificultad del tiro de acceso y la penalización que se quiera dar al tiro que erró el green. Igual condición debería tener una zona intermedia de recuperación de ancho variable entre el collar del green y la zona de pasto alto.

Los bunkers y crossbunkers pueden ser límites del contorneo, corte que, además, los resalta. Podrá cortarse el césped en todo su frente para atrapar pelotas corredoras, la zona de pasto alto podrá empezar en su medio o bien cubrir todo el frente del mismo, cualquiera de estos cortes permitirán en mayor o menor medida el acceso de tiros desviados a la trampa de arena.

3.- ASPECTOS PRACTICOS

Desde el punto de vista del mantenimiento conviene manejar el menor número de alturas de corte, teniendo en cuenta que a alturas mayores disminuye la frecuencia semanal de los mismos, se eliminan riesgos de operar alturas equivocadas y no se debe estar en un continuo ajuste de máquinas.

Sin duda que esta técnica exige una cancha de césped puro, libre de malezas, es fundamental tener una sola tasa de crecimiento ya que si hay varias los cortes deben ser muy frecuentes y es muy difícil lograr una presentación prolija. Es obvio, también, que el parque de máquinas variado aumenta grandemente el horizonte de posibilidades y combinaciones de formas y alturas.

El corte contorneado permite mejorar la calidad de presentación de cancha en forma decisiva al mejorar substancialmente los tiempos operativos. Para el caso de cortes de fairway la superficie a atender baja entre un 40 a 50% de la superficie total, lo que implica que esta zona puede ser cortada con una mayor frecuencia semanal, mientras que el rough se corta solo una o dos veces, el área de juego puede ser atendida día por medio. Debe agregarse que pueden presupuestarse tareas de mejoramiento intensivo, fertilizaciones por ejemplo, cuyo costo es sensiblemente más bajo que el que tendría hacerlo sobre toda la superficie de un fairway.

4.- EL JUGADOR

Obviamente la figura central y a quien se debe interesar en este tipo de presentación de cancha.

El corte contorneado agrega atractivos al juego, permite jugar al golf con mas precisión al aprender a dirigir y controlar tiros de variable distancia, con todos los palos. Se dificulta y/o limita a los jugadores de mayor potencia al exigirles máxima precisión a distancia, se pueden dibujar bunkers de pasto en sectores dados de fairways (muchas veces en lugares donde debería existir un crossbunker, siendo así una prueba de funcionalidad para decidir o no acerca de la construcción de uno en un lugar dado), y, en suma, permite llevar al jugador por una ruta segura entre tee y green. Los laterales de dicha ruta serán fácilmente dificultados por la altura del corte diferenciado.

Lo más atractivo para el jugador es, a mi ver, la flexibilidad que esta técnica brinda pues un hoyo puede ser marcado de dos o más formas, llevando al jugador a modificar la estrategia de juego en temporadas sucesivas en un mismo hoyo, además en caso de no contar con la aceptación de los jugadores un corte dado puede ser modificado, borrado y marcado nuevamente sin mayor costo.

No hay dudas acerca de que el corte contorneado mejora substancialmente el nivel de juego en una cancha en solo un par de temporadas, agrega atractivos estéticos a la presentación de cancha, permite llevar el juego por rutas estratégicas diferencias y, así, se logran canchas variadas a partir de la aburrida cancha básica en que cada jugador ha hecho de su juego una rutina.

Finalmente, esta técnica ha sido aplicada corrientemente en clubes del exterior para el juego de los socios desde hace ya más de 8 a 10 años, al punto que ya es difícil encontrar, tanto en Europa como en los Estados Unidos, canchas presentadas sin corte contorneado. Más aún, el corte contorneado ha servido para remarcar el espíritu del juego de una cancha y es un factor de presentación tal como la velocidad de rodamiento. Se podría agregar que el corte contorneado es una herramienta decisiva para la definición de una cancha dentro del sistema Slope, que adjudica valores de dificultad a las canchas en forma individual.

Compartir:
Image Map