Home / Reportajes / Andrés Schönbaum, presidente de la AAG: “Retener socios es muy difícil, nadie se siente atado a un club”

Andrés Schönbaum, presidente de la AAG: “Retener socios es muy difícil, nadie se siente atado a un club”

El diario La Nación entrevistó a Andrés Schönbaum sobre distintos temas que hacen a la problemática actual del golf.

Extraído de la entrevista realizada por Gastón Saiz para el diario La Nación.
Ingrese al texto original con un Click Aquí.

El golf argentino va mucho más allá de los rostros de Emiliano Grillo, Angel Cabrera, Fabián Gómez, Andrés Romero y otros tantos jugadores que buscan gloria y dinero en los circuitos internacionales. El golf es también miles de caras anónimas que juegan cada semana en sus clubes. El fanatismo por este deporte impregna tanto al scratch como al 36 de handicap, sin importar edades ni lugares de práctica. Pero no todo es tan romántico ni naíf. Hay un fenómeno que se agudizó con los años en nuestro país, que es la dificultad de los clubes para retener a sus socios. Es una batalla que el golf viene perdiendo debido a los nuevos hábitos de la gente y, sobre todo, a jóvenes generaciones que se reparten en otros intereses.

Andrés Schönbaum, el presidente de la Asociación Argentina de Golf, es consciente de la problemática. La AAG, que tiene bajo su aura a todo el movimiento amateur, observa con preocupación esta tendencia al desapego de la cuna deportiva de cada aficionado. “Retener a los socios es muy difícil. Primero porque hay una situación económica complicada, y segundo porque nadie se siente atado a un club siendo jugador de golf. En el fútbol, el que nace de Boca muere de Boca. Pero el que nace en el Jockey Club, por citar a una entidad, no muere en el Jockey. Si tiene que dejar de ser socio y pagar para jugar en otro lado un fin de semana, lo va a hacer. En el golf se perdió ese amor o esa vida de club”, se lamenta el cordobés de 56 años nacido en Alta Gracia. Y lanza una autocrítica: “Quizás es porque los dirigentes no hemos sabido llevar a la familia a los clubes, que es a lo que tenemos que apuntar para mantener un buen recuerdo de la entidad”.

El golf es un deporte complicado para mantener unida a una familia, debido a los tiempos del juego.
No es para nada sencillo, pero si vos salís a jugar al golf y tu mujer está con las amigas jugando al tenis, a las cartas, cuidando a los chicos o tomando sol en la pileta se recobraría la fuerza de un club. Pero estamos yendo inevitablemente a lo que se llama el “pay and play”. Es decir: llegar a un mostrador, preguntar cuánto cuesta jugar y pagar. Y terminás y te vas: no tenés cuota social, ni el problema de que tu cancha está ocupada por un torneo, o que tiene los greens pinchados o que el superintendente se olvidó de prender el riego. El handicap te sirve como pasaporte para jugar en distintas canchas y el mundo está yendo hacia eso: en las islas británicas, solo el 30% de los golfistas es socio de un club. Acá todavía llegamos a un 50%; la otra mitad juega en diferentes clubes y participa en circuitos con amigos. Y otra realidad: hay más clubes y los golfistas van mutando. Muchos tienen canchas en los countries donde viven. La gran mudanza de la gente a los countries le ha pegado a los clubes. Te puedo citar un caso: el Córdoba Golf Club. Tenía 1000 socios y hoy tiene 500. Pero de esos 500 perdió 200 golfistas, porque los otros 300 eran socios sociales. Lo mismo le pasa al Jockey, al Náutico y a tantos clubes grossos. Van mutando.

¿Qué solución se puede encontrar entonces para frenar la merma de socios?
Primero, con servicios cinco estrellas: buena parte gastronómica, reciprocidad con entidades para poder jugar en otros tres o cuatro clubes y organizar interclubes zonales y regionales para volver a despertar ese amor por tu club. Hay entidades que lo están instrumentando y les va bien. Pero además, abrir la cancha para que los no-socios jueguen y se encanten con el golf. Y también, prestarle mucha atención al desarrollo de los menores y las damas. La incorporación de ellos y ellas es una manera de que toda la familia esté inserta; es un tiro por elevación que trae sus réditos.
Pero están de por medio los numerosos costos.

Los clubes miran mucho los costos y por ahí le están sacando la vista al desarrollo. Es más fácil traer a los chicos que a los grandes. Convocar a un adulto es caro y, educarlo, mucho más.

¿La búsqueda por conservar socios forma parte de la agenda central de la AAG?
Por supuesto. Nosotros hacemos jornadas de gerenciamiento en las que la mitad de los disertantes hablan acerca de cómo retener a los socios y de la inventiva de las comisiones directivas para lograr este objetivo. Este tema y el de los menores son las dos puntas de lanza.

¿Cuál es el máximo objetivo de la AAG?
Es el crecimiento, y para ello apretamos las marcas a nivel difusión en los medios, tanto convencionales como no convencionales. Además, la capacitación de dirigentes, profesores de golf y staff de reglas. Tratamos de tener una capacitación global en el país, pero básicamente hay que difundir. Hay mucha gente que no sabe lo bueno y lo completo que es este deporte.

¿En dónde se ubica el amateurismo argentino competitivo en el contexto mundial?
Estamos muy bien y creciendo de a poco. Somos muy poquitos, pero obtenemos muy buenos resultados. A nivel regional venimos ganando la Copa Andes casi todos los años y, en el plano europeo, cuando fuimos a jugar a las islas británicas el año pasado, hubo buenas actuaciones con Andrés Gallegos en el Links Trophy, además de las semifinales que alcanzó Alejandro Tosti en el British Amateur.

En cuatro años de disputa, la Argentina nunca pudo ganar en el Latin America Amateur Championship, que da la clasificación para el Masters de Augusta. ¿Qué opinión le merece?
Es un título que le falta a la Argentina, más allá de algunas oportunidades que tuvimos. Debido al gran premio que otorga, es el torneo de mayor exposición de la región, es algo innegable, y ganarlo sería exhibir lo que estamos trabajando.

¿Cuál es la forma que tiene la AAG para colaborar con los amateurs argentinos más destacados por el mundo, más allá de sus coaches individuales?
El jugador argentino es completo: sabe entrenarse y competir, conoce de reglas, cómo alimentarse y qué hacer en un gimnasio. Eso nos ayuda mucho para brindarles una ayuda. La diferencia está en la cantidad de competencia que tenemos en nuestro país, sumando a la que tenemos en la región más los jugadores que mandamos a Estados Unidos y Europa. Nuestros golfistas permanecen activos.

¿La brecha que nos separa de los norteamericanos y europeos termina siendo siempre el presupuesto?
Si hiciéramos una comparación entre individualidades, no estamos tan lejos. Ahí está Alejandro Tosti en el noveno puesto del ranking mundial, más los que figuran entre el 100 y el 200 del listado. No se trata de la plata, sino de la cantidad de golfistas que disponemos. Obvio que a la cantidad se llega con dinero: con más presupuesto tendríamos más golfistas. Todo es una pirámide: si las escuelas de menores de los clubes de nuestro país, en vez de tener un promedio de 30 o 40 chicos, contaran con cien, la situación sería diferente: habría más seleccionables y los talentosos estarían bregando por una oportunidad. En el extranjero no hay escuelas de menores de nuestro estilo, sino emprendimientos privados, como las academias de David Leadbetter o de Gary Gilchrist. Allá, desde los 14 años ya se forman equipos de golf en el secundario y ni hablar en la universidad. Ese sistema les allana el camino a los que se perfilan bien.

¿Qué tan complicado resultaría copiar en nuestro país el formato de estudios y golf en la universidad, como sucede en los Estados Unidos?
Presupuestariamente es imposible. Ellos tienen la NCAA (National Collegiate Athletic Association), que es de donde sale todo el dinero para televisar los partidos de todos los deportes. Es una asociación compuesta por 1281 instituciones, conferencias, organizaciones e individuos que organizan la mayoría de los programas deportivos universitarios en los Estados Unidos. En cambio, lo nuestro es mucho más incipiente: ahora empezamos con convenios universitarios a través de ADAU, la Asociación del Deporte Amateur Universitario. Si bien no será del calibre de Estados Unidos, nuestro objetivo es que nuestros jugadores se queden en el país, consigan un título universitario y jueguen al golf.

¿Qué lectura se hace cuando nuestros principales jugadores viajan a Estados Unidos para perfeccionarse en el golf y estudiar en las universidades?
No es un exilio, sino un curso intensivo de perfeccionamiento. Está claro que hay destierro y yo lo he sufrido en carne propia con mi hijo Andy junior, a quien extrañamos hasta el día que volvió de Jacksonville University, en Alabama. No hay nada como estar en tu país y poder reforzarte. Pero no nos olvidemos de que estamos en desventaja respecto de la competencia que tienen los estadounidenses. Una universidad de buen nivel allá cuenta con 12 torneos en la temporada, más allá de que el año calendario de estudios es más corto que el nuestro: dura entre siete y ocho meses.

Cuando su hijo se fue a una universidad en los Estados Unidos, ¿cómo lo tomó?
Como algo natural y hasta bueno, porque lo largás a un sistema donde son todos iguales. Allí no hay un protegido de alguien, ni de la mamá, del papá o de los amigos. Es “andá y arreglate”. Además aprende una carrera, otro idioma y otra cultura que, en el caso de que se haga profesional del golf, le facilitará insertarse al medio porque lo conocerá. Lo mismo al seguir una carrera universitaria, ya que asimila cómo viven y cómo piensan allá en el plano laboral. Y si vuelve a nuestro país, resultaría beneficioso: las grandes empresas observan con buenos ojos a un novel estudiante porque estará más capacitado para el mundo corporativo. No tengo dudas: Estados Unidos es el camino para un amateur de 18 años que aspira a ser profesional. Si bien allá no existe la calidez latina, ellos gozan de la seguridad -que nosotros no tenemos- y la capacitación. Aprenden a convivir y a resolver los problemas.

Todo sirve: torneos de 9 hoyos, escuelas para adultos, sorteos y menú del día en el 19

Extraído de la nota realizada por Gastón Saiz para el diario La Nación

Ante todo, se trata de subsistir. Y después, de imaginar estrategias para recobrar esos brotes verdes que dio el golf en el pasado. El Jockey Club de San Isidro es uno de los pilares históricos del golf argentino: la entidad posee 2400 socios activos a los que se les lleva el handicap. El presidente de la Comisión de Golf, Raúl Pizarro Posse, explica la situación: “La tendencia en los últimos años es hacia la baja de socios; está pasando en todos clubes, no solamente del país sino en el mundo, tal como indica la Asociación Internacional de Golf: después de varias encuestas anuales, esta Asociación recomienda fomentar vueltas de 9 hoyos porque la gente joven no termina de engancharse; el argumento es que el juego dura mucho”.

El abogado menciona dos cuestiones centrales que condujeron a una crisis generalizada en las entidades: “Una es la baja de socios, y la otra es la responsabilidad solidaria que deben afrontar los clubes por el tema de caddies y concesionarios”.En cuanto a las nuevas camadas, Pizarro Posse es categórico: “La gente joven no tiene más ese sentido de pertenencia y no le entusiasma como hasta hace unos años el hecho de ser de tal o cual club. Las excepciones son Náutico San Isidro, CUBA y unas pocas entidades más”. Y en cuanto a las soluciones para paliar este complicado escenario, apunta: “Atacamos con éxito la duración del juego con las copas a 9 hoyos, además de ofrecerles más espacio y confort a los menores. Lógicamente, en momentos de economía frágil, la inclinación a no pertenecer se profundiza”.

Claudio Aguirre, gerente de golf del Highland Park Country Club, observa que la edad promedio de los jugadores en su club aumenta año tras año y asegura que hoy ronda los 60 años: “Esto refleja la disminución de la incorporación de jugadores jóvenes. Y es difícil compensar las bajas naturales por socios que dejan de serlo al vender su propiedad o que fallecen. Para mantener a nuestros golfistas de mayor edad facilitamos el uso de carros de golf y organizamos torneos de 9 hoyos. Y para acercar a los que aún no juegan, buscamos sinergias con los sectores del tenis y el fútbol y ofrecemos clínicas sin costo”.

Según Aguirre, la escuela de menores genera nuevos jugadores, pero en general se alejan en la adolescencia por estudios o vida social. “De un padrón de 300 matriculados, solamente el 50 % está activo. Tenemos varios casos de jugadoras que se destacaron, pero se fueron a estudiar en el exterior o se pasaron al profesionalismo, con lo que dejaron de participar en los torneos de fin de semana. Nuestro principal atractivo es un campo de golf en excelentes condiciones”.

Carlos Figueredo, jefe de administración de Costa Esmeralda, relata su gestión hasta noviembre pasado como subcapitán de Links Pinamar: “En estos últimos años, las membresías mensuales no cubrieron los costos fijos. En Links Pinamar solo ayudaba la concurrencia de golfistas-turistas en enero y, en menor medida, en febrero para equilibrar el presupuesto anual”. Y analiza: “Se observa una gran movilidad de golfistas. Para la elección de cada fin de semana se guían por diversos factores: servicios adicionales, premios, sorteos, pro shop y hasta si hay menú del día en el hoyo 19”.

Figueredo asegura que el modelo pay and play se impondrá en los próximos años: “Los golfistas modernos quieren jugar circuitos y conocer distintas canchas de golf y no estar tan atados a las políticas de un club donde se sienten con menos libertad y deben realizar aportes de tiempo y dinero”. Además, explica cuál era la fórmula en el club pinamarense para captar nuevos golfistas: “Se realizaba una promoción personalizada para instituciones, universidades y empresas, convocando dos o tres veces por año al torneo Crudos & Cocidos, donde un principiante juega con un matriculado. Con buena difusión en la prensa local y en las redes sociales, se logró sumar golfistas que en su mayoría promedian hoy los 40 años. También hubo experiencias con la escuelita para menores con el programa Acercate al golf”.

Chacabuco y el agua

Chacabuco Golf Club no solo tiene que afrontar la baja de socios, sino también las inundaciones que cada cuatro o cinco años afectan seriamente su campo de par 71. La última inundación fue especialmente grave: entre abril y noviembre de 2017 cayeron 800 milímetros y dejaron los fairways anegados con un metro de agua. “Tenemos tres empleados para el mantenimiento de la cancha y tuvieron que utilizar una balsa para llegar a los greens y cortarlos; estaban con diez centímetros de agua”, relata Marcelo Noba, administrador deportivo, que apunta que hace diez años contaban con 80 jugadores en la cancha un sábado, pero que esa cifra se redujo a la mitad. En representación de los clubes de golf humildes, suele disertar en jornadas sobre el tema: “No es tanto la cuestión económica, sino los hábitos familiares. Hoy, el padre se aleja del golf porque debe acompañar a sus hijos que tal vez practican deportes en otro lugar. Entonces, como se abarataron los costos de green fee para jugar en un torneo corporativo de cualquier club, prefiere probarse en otras canchas, que son muy buenas”. Y agrega: “Lo que mejor funcionó en Chacabuco fue la escuela de golf para adultos, en un deporte que exige paciencia porque no se aprende tan rápido”.

Los jugadores con handicap

La cifra en la Argentina merodea los 50 mil. Andrés Schönbaum apunta: “La cantidad es casi siempre la misma, pero venimos detectando que crece mucho el número de jugadores no matriculados”.

Las tarifas de green fee

Existen diferentes tarifas para jugar: se dividen en green fees de días hábiles, sábado y feriados y domingos. En la semana oscila entre los 400 y 500 pesos; los sábados y feriados, $ 600, mientras que el costo los domingos ronda entre los 450 y 500 pesos. Nordelta, Pilará, Martindale, Pilar Golf, Olivos Golf y el Jockey Club presentan las cifras más elevadas.

Compartir:
Image Map