Sports - AAG Asociación Argentina de Golf
Home / Canchas / Antracnosis: Mejores Prácticas de Manejo 

Antracnosis: Mejores Prácticas de Manejo 

Los investigadores de la Universidad de Rutgers han desarrollado las Mejores Prácticas de Manejo (MPM) para la prevención de la antracnosis.
Por John Inguagiato, Ph.D., Bruce Clarke, Ph.D. y James Murphy, Ph.D. Golfdom, Agosto 2020.

Daño causado por Antracnosis, las hojas se han vuelto amarillas a marrones y están salpicadas de estructuras negras que contienen esporas. (Foto: James Hempfling).

La antracnosis (Colletotrichum cereale) es una enfermedad fúngica destructiva que ocurre en el césped de estación fría en todo el mundo. A mediados de la década de 1990, los casos de antracnosis en greens de Poa annua aumentaron en frecuencia e intensidad. Sin embargo, los científicos del noreste de EE. UU. lograron avances en el desarrollo de las Mejores Prácticas de Manejo (MPM) para la supresión de la antracnosis en los greens de campos de golf.

La investigación ha demostrado repetidamente que la antracnosis puede ser muy destructiva en un césped debilitado. Las deficiencias nutricionales del césped, el corte demasiado bajo y los programas de riego excesivamente húmedo o seco son factores críticos de estrés que aumentan significativamente el riesgo de daño severo por antracnosis. Como resultado, las MPM incluyen prácticas que abordan estos factores de sanidad del césped.

La investigación demostró que las heridas causadas por prácticas como el topdressing, el corte vertical ligero, la aireación con sacabocados o púas sólidas, no intensifican la antracnosis. Los programas bien diseñados de topdressing y cultivo, que favorezcan un césped saludable, ayudarán a reducir los síntomas de la antracnosis.

Nitrógeno

Los superintendentes deben evaluar si la fertilidad de nitrógeno está limitando el vigor del césped cuando se intenta controlar la antracnosis.

La fertilización frecuente y ligera con nitrógeno durante el verano es muy eficaz para suprimir la antracnosis. En parcelas de investigación sin fungicidas, la fertilización a razón de 50 a 100 gramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados por semana redujo en gran medida la gravedad de la enfermedad. De hecho, en algunos años, 50 gramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados por semana, junto a la correcta combinación de altura de corte y topdressing de arena, suprimió la enfermedad a niveles que solo fueron necesarias aplicaciones tempranas de fungicidas curativos.

Aunque algunos superintendentes podrían considerar que 50 gramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados es una tasa demasiado alta, no lo es para manejar antracnosis. Bajo alta presión de la enfermedad, hasta 100 gramos de nitrógeno por cada 100 metros cuadrados por semana proporciona una óptima supresión de la antracnosis. La enfermedad no se intensificó con aplicaciones de hasta 150 gramos cada 100 metros cuadrados por semana.

La clave para la supresión de la antracnosis es mantener suficiente nitrógeno en la planta (alrededor del 3,35 por ciento de nitrógeno en el tejido de la hoja) mediante aplicaciones frecuentes y ligeras de nitrógeno soluble.

Para evitar el excesivo crecimiento a causa de las fertilizaciones frecuentes y ligeras de nitrógeno, las aplicaciones de reguladores del crecimiento son una táctica eficaz para mantener la calidad del césped a bajas alturas de corte. Embark (mefluidide) o Primo MAXX (trinexapac-ethyl) aplicados solos o en combinación con Proxy (ethephon) no han intensificado la gravedad de la antracnosis.

El topdressing de arena tuvo el mayor impacto en la reducción de la gravedad de la antracnosis con alturas de corte más bajas y reducida fertilidad de nitrógeno. (Fotos: James Hempfling).

Doble corte y rolo liviano son otras prácticas útiles para mantener una velocidad de green aceptable bajo un programa de fertilización con nitrógeno frecuente y ligero sin intensificar la antracnosis.

Las aplicaciones de nitrógeno granular en primavera suprimen la gravedad de la antracnosis mejor que las aplicaciones de otoño. Los superintendentes que luchan por controlar la antracnosis pueden querer redistribuir una mayor parte de su fertilización granular de otoño a la primavera.

Potasio

Cuando el potasio del suelo es muy bajo o bajo (<50 partes por millón (ppm)), la antracnosis será más severa. Es necesario un muestreo preciso del perfil del suelo de la zona radicular para una evaluación correcta del estado de potasio del suelo. Tome una muestra de suelo de 5 centímetros de profundidad, que estará compuesta principalmente de arena de topdressing mezclada con thatch (materia orgánica).

Las parcelas de investigación contenían un nivel de potasio en el suelo de 40 a 50 ppm, muy bajo. Es probable que niveles por debajo de 50 ppm resulten en una mayor severidad de la antracnosis si no se aplica fertilización con potasio. 

Fueron necesarios aproximadamente 500 gramos de potasio cada 100 metros cuadrados para compensar el efecto del bajo nivel de potasio en la zona radicular. Además, las concentraciones tisulares de potasio por debajo del 1,9 por ciento se consideraron deficientes y el césped sufrió daños por la antracnosis. Dosis anuales de fertilización con potasio que variaron de 550 gramos a 2.200 gramos cada 100 metros cuadrados aumentaron el potasio tisular en el rango de 2.4 al 3.0 por ciento.

pH de la zona radicular

Aunque el pH de la zona radicular no tuvo un efecto tan notable sobre la antracnosis como la fertilización con nitrógeno o potasio, las parcelas con suelo moderadamente ácido (pH <5.5) exhiben una mayor severidad de antracnosis en comparación con las parcelas con un pH de suelo ligeramente ácido a neutro. La profundidad de muestreo para probar el pH fue la misma que la descrita para nuestra investigación de potasio.

El pH de la zona radicular de un suelo arenoso se puede ajustar con relativa facilidad en comparación con un suelo de textura más fina. Los greens que recibieron tratamientos de encalado (carbonato de calcio), cuyo pH en la zona radicular se mantuvo entre 6,0 y 6,5 tenían menos antracnosis, pero también tenían niveles más altos de calcio extraíble del suelo.

Corte y Rolo

Cortar, pasar el rolo, hacer topdressing y prácticas correctas de riego pueden producir una superficie de juego de alta calidad, pero también pueden afectar la salud agronómica del césped. Crear una jugabilidad excelente y un césped saludable al mismo tiempo es un desafío, especialmente cuando la antracnosis es una amenaza constante.

La antracnosis es más severa con alturas de corte más bajas. Afortunadamente, otras prácticas que mejoran la velocidad del green, como el doble corte y el rolo, no aumentan la gravedad de esta enfermedad.

Por lo tanto, un enfoque práctico para mejorar el manejo de la antracnosis es encontrar la combinación de rolo y / o doble corte que proporcione la velocidad deseada de green a la altura de corte más alta posible.

Riego

Tanto las condiciones del suelo excesivamente húmedas como las excesivamente secas pueden intensificar la antracnosis. Es cierto que para lograr condiciones de juego firmes y rápidas es necesario que el césped y la zona radicular se encuentren algo secas. Sin embargo, la capacidad de anticipar y prevenir el estrés por marchitez en los greens es clave para minimizar el riesgo de intensificar la antracnosis en un programa de riego escaso. 

Topdressing

El topdressing de arena durante la temporada de crecimiento es una práctica beneficiosa para mantener una superficie de juego firme y rápida y, afortunadamente, también es eficaz para reducir la gravedad de la antracnosis.

Antes de nuestra investigación, la especulación inicial sugería con frecuencia que el topdressing de arena contribuiría al desarrollo de antracnosis en los greens. Sin embargo, el topdressing redujo significativamente la presencia de antracnosis en numerosos ensayos de investigación.

Cualquier incremento de la frecuencia en el programa de topdressing de arena puede eventualmente requerir de ajustes sutiles en los programas existentes de riego y de fertilización, de manera de compensar la capa cada vez más arenosa (seca e infértil) de mat (arena + thatch) que se desarrolla con el tiempo.

El efecto beneficioso del topdressing de arena es útil en condiciones de mucho tránsito peatonal (es decir, el equivalente a 200 rondas por día con zapatos de golf provistos de “soft spikes”). Un estudio de las técnicas de incorporación de arena (cepillos de cerdas rígidas y suaves, rodillo vibratorio e irrigación ligera) y la forma de las partículas de arena (redondas o angulares) indicó que estos factores tienen poco efecto sobre la gravedad de la enfermedad.

El costo y la interferencia para el juego pueden ser desafíos importantes para la implementación de un programa de topdressing de rutina en los greens. Los topdressing ligeros y frecuentes (50 kilogramos cada 100 metros cuadrados cada dos semanas) durante la temporada de juego reducirá la severidad de la antracnosis. El uso de arena más fina (partículas ≤ 0,5 mm) permite la aplicación de más arena con una mejor incorporación durante el verano y una supresión de antracnosis similar u ocasionalmente mejor que la arena más gruesa.

El topdressing más pesado durante la primavera también es eficaz para suprimir la antracnosis y es de vital importancia si no se practica un programa de topdressing frecuente durante el verano. La cantidad de arena a aplicar en los topdressing durante la primavera para suprimir la antracnosis varió de 200 a 400 kilogramos cada 100 metros cuadrados, que es una cantidad suficiente para incorporar en el thatch y las hojas del césped. Es probable que se necesiten mayores cantidades de arena para rellenar los huecos de aireación.

Topdressing pesado hecho durante el otoño es menos efectivo para suprimir la antracnosis que los de primavera y verano.

Combinando Mejores Prácticas de Manejo (MPM)

El incremento de nitrógeno, mayores alturas de corte y mayor topdressing son las prácticas de manejo más efectivas para suprimir la antracnosis. Y, en dos de los tres años del estudio con epidemias moderadas, estas mejores prácticas de manejo suprimieron la antracnosis a niveles que serían aceptables en muchos campos de golf sin el uso de fungicidas.

La jugabilidad de los greens manejados con estas MPM puede no ser aceptable en algunos campos de golf. La velocidad de los greens a menudo cayó por debajo de los 9.5 a 10.5 pies a una altura de corte de 3.2 milímetros, especialmente cuando se combina con una mayor fertilización con nitrógeno. Solo fue necesario bajar la altura de corte a 2.3 mm para lograr una velocidad de green mayor a 10 pies la mayor parte del tiempo. Afortunadamente, reducir la altura de corte presentaba un riesgo modesto de aumentar la gravedad de la enfermedad en comparación con la disminución de la fertilización con nitrógeno.

El topdressing de arena fue eficaz para reducir la antracnosis en ambos niveles de fertilización con nitrógeno. Sin embargo, la reducción de la enfermedad fue más notoria con una fertilización con nitrógeno más baja (1kilogramo cada 100 metros cuadrados por año). De manera similar, el mayor topdressing redujo la enfermedad en ambas alturas, pero fue más sustancial a una altura de corte más baja (2.3 mm).

Los superintendentes deben ser conscientes que el topdressing rutinario es más beneficioso con alturas de corte más bajas y con menos fertilización con nitrógeno. Reducir la altura de corte para aumentar la velocidad de green no aumentará en gran medida el riesgo de antracnosis cuando se combina con un mayor contenido de nitrógeno y las prácticas rutinarias de topdressing.

Eficacia de los fungicidas

Estas MPM mejoran la eficacia de los fungicidas y hacen factible una reducción de estos. Al implementar las MPM (mayor nitrógeno y mayor altura de corte), se logró un control aceptable de la antracnosis con tasas reducidas de fungicidas o menos aplicaciones, extendiendo el intervalo entre las mismas.

La eficacia de los fungicidas siempre fue mejor en condiciones de mayor fertilidad con nitrógeno, donde la tasa de fungicida podría reducirse al 25 por ciento de las tasas de la etiqueta (una reducción del 75 por ciento) y aún proporcionar un control adecuado de la antracnosis. La cantidad de aplicaciones de fungicidas para controlar la antracnosis se redujo en un 80 por ciento cuando la altura de corte fue más alta (3.2 mm) y la fertilización con nitrógeno fue mayor (2 kilos cada 100 metros cuadrados por año).

Las aplicaciones preventivas de fungicidas se han considerado más efectivas que las aplicaciones curativas para el control de la antracnosis, y las mezclas de dos o más ingredientes activos a menudo funcionan mejor que los productos individuales.

Las aplicaciones preventivas a menudo se recomiendan al menos tres o cuatro semanas antes de la fecha del inicio habitual de los síntomas de la enfermedad, en los campos con antecedentes de antracnosis. El propósito de las aplicaciones preventivas es reducir la población de Colletotrichum cereale en el césped antes de que ocurran condiciones ambientales propicias para la antracnosis (clima cálido y húmedo). Sin embargo, seguir las MPM sugeridas con aplicaciones preventivas tempranas, puede resultar en reducciones significativas de aplicaciones de fungicidas y un excelente control de la enfermedad.

Para optimizar el control, los fungicidas deben aplicarse en 8 litros de agua cada 100 metros cuadrados, usando pastillas que producen gotas de tamaño medio a grueso. Actualmente, 13 grupos de fungicidas controlan la antracnosis en césped de estación fría (Tabla 1). De estos grupos, los inhibidores de la desmetilación (DMI), los inhibidores externos de quinonas (QoI o estrobilurinas), los benzimidazoles, las polioxinas y los nitrilos han sido los más eficaces contra la antracnosis.

Las clases químicas, incluidos los fungicidas fosfonato, dicarboximida, fenilpirrol y SDHI, han sido más eficaces cuando se aplican en una mezcla con otros fungicidas de antracnosis.

Una buena práctica para reducir el potencial de resistencia a los fungicidas es evitar el uso continuo de cualquier producto. Para la antracnosis, existen informes de resistencia para los grupos de fungicidas benzimidazol y QoI. 

Conclusiones de la investigación

  • La deficiencia de nutrientes de las plantas, el corte ultrabajo y los programas de riego excesivamente húmedo o seco son factores críticos de estrés que aumentan significativamente el riesgo de daño severo por antracnosis.
  • Evitar las deficiencias de nitrógeno y potasio es fundamental para reducir la gravedad de la antracnosis.
  • La combinación de tres MPM (aumento de nitrógeno, mayor altura de corte y mayor topdressing) puede suprimir la antracnosis a niveles aceptables sin el uso de fungicidas.
  • Para mejorar la velocidad de los greens mediante disminución de la altura de corte (<3,2 mm), aplique más nitrógeno y topdressing rutinario, de manera de reducir la gravedad de la antracnosis.
  • El efecto positivo del topdressing de rutina es más notorio en condiciones de corte más bajo y menor fertilización con nitrógeno.
  • La eficacia de los fungicidas mejorara, y es factible una reducción de los aportes de estos (hasta en un 80 por ciento) con la adopción de las MPM.
  • Estas MPM, junto a aplicaciones curativos tempranos puede resultar en reducciones significativas de fungicidas y un excelente control de antracnosis.

James Murphy es Extension specialist in turfgrass management. Bruce Clarke es director de Center for Turfgrass Science and an Extension specialist in turfgrass pathology in Department of Plant Biology at Rutgers, The State University of New Jersey, New Brunswick, N.J. John Inguagiato es Associate professor in turfgrass pathology in the Department of Plant Science and Landscape Architecture at the University of Connecticut, Storrs.

Traducción Guillermo Busso.

Compartir:
Ford TaylorMade RUS Telecom Nicasia EZGO TORO RUS Femenino Rolex Enard We Are Sports