Diseño de Bunkers

Por Perry O. Dye y el staff de diseño y construcción.Traducido por Gustavo Leguizamón y corregido por Guillermo Busso.

Desde las antiguas peladuras de los animales agravadas por la erosión de los vientos hasta las modernas formas lunares construidas por máquinas, los bunkers han servido de formidables obstáculos para los golfistas. En una época, los bunkers de arena eran los hazards más temidos en el golf. Los bunkers llenan de temor y respecto a los golfistas hasta el punto que muchos de ellos llevan nombre: Hell’s Half Acre”, “Principal’s Nose”, “Road Bunker” y “Church Pews”. Tales apelativos no sólo evocan imágenes de formas sino también de eventos relacionados con estos bunkers y las canchas donde están ubicados.

Estilos y Formas

Hay tantos estilos y formas de bunkers como la gente que los diseñan. Los estilos incluyen los pot bunkers (bunkers pozos), grave bunkers (bunkers tumbas), shelf bunkers (bunkers estantes), walk-in bunkers (bunkers para entrar caminando) y sky bunkers (bunkers cielo), este último es un bunker tan profundo que lo único que se ve desde adentro es el cielo. Las formas de los bunkers incluyen estados, partes de la anatomía y peces, Si Ud. los puede imaginar, los puede construir con los modernos equipos disponibles hoy en día para la construcción de canchas de golf. Los arquitectos de canchas a menudo suelen utilizar estilos de bunkers como su rúbrica personal. No es poco común echar un vistazo a los bunkers de una cancha e identificar al arquitecto, o por lo menos compararlos con ciertos aspectos del estilo de algún arquitecto. Esto es muy cierto en lo que respecta a la familia Dye cuyos bunkers se caracterizan por repechos empinados de pasto que terminan en una capa nivelada de arena, poco parecidos a los bunkers con el repecho de arena. Este estilo particular, aunque no único a los Dye constituye una importante herramienta para crear canchas de golf dramáticas. Los bunkers con repecho de pasto crean sombras mucho más dramáticas que los bunkers con repechos de arena, ampliando así el impacto visual de la cancha. Al proporcionar un asiento de pelota nivelado, la base plana de arena facilita el golpe de recobre. La dificultad es controlada por la profundidad del bunker, lo que mejora aún más la imagen visual. Otro concepto de Dye es la práctica de seleccionar distintos pastos rústicos para hacer frente a la conservación del agua y requerimientos de manejo de largo plazo. El utilizar pastos rústicos que son distintos tanto en textura y color de los céspedes de los fairways y greens maximiza aún más el efecto visual de los repechos de pasto. La forma de los bunkers también es importante para el estilo del diseño. Algunos arquitectos prefieren bunkers con formas libres, mucho movimiento de bordes y altos repechos de arena. Aunque hay algunas salvajes excepciones, la mayoría de las canchas de Dye incorporan bunkers con formas sencillas y limpias que complementan las largas líneas arquitectónicas de los bordes de los fairways, arena y pastos que contrastan.

Ubicación

La ubicación de los bunkers juega un importante papel en el diseño de aquellas que son desafiantes para el buen jugador y no demasiado exigentes para los jugadores de alto handicap. Por ejemplo, nos consta que los jugadores de alto handicap suelen errar golpes por cortos y hacia la derecha del blanco de un green o fairway. Los golpes fallidos de los mejores jugadores tienden a ser puleados hacia la izquierda y largos. Prestando atención al tipo de severidad de los bunkers en estas zonas, los arquitectos logran ejercer algo de control sobre la dificultad de la cancha. Ello no obstante, hacemos lo posible para no exagerar al respecto. Su significado es únicamente como una orientación general. Si se lo sigue en cada hoyo, se tendría una cancha muy monótona que permanentemente penalizaría a los jugadores que golpean la pelota de derecha a izquierda. Consideramos que la verdadera intención de los bunkers de arena es desafiar a los buenos jugadores. Si fuera fácil sacar la pelota de todos los bunkers dónde estaría el desafío para el buen jugador?. Estaríamos menospreciando uno de los más tradicionales y temidos hazards en golf. Los equipos modernos y las condiciones de juego ya han disminuido el impacto de los bunkers sin que nosotros reduzcamos el desafío aún más. Pensamos que demasiados golfistas juegan desde los sitios de salida equivocados para su habilidad. Ellos pueden evitar los bunkers desafiantes para los buenos jugadores al elegir el sitio de salida que corresponda a sus posibilidades. En los albores del diseño de canchas, los bunkers eran aspectos naturales del terreno y se diseñaban los hoyos a su alrededor, a menudo dejando los bunkers dentro del fairway o cruzando el fairway completamente. Este estilo se ve muy poco en la arquitectura moderna. El propósito principal hoy en día de los bunkers es dirigir e influir en la línea de juego. Los jugadores que sortean estos bunkers con éxito son recompensados con un golpe más corto al green, un mejor ángulo hacia la entrada del green o asta-bandera o un putt más corto para birdie. Los bunkers a menudo son utilizados como blancos al final de los doglegs, en lugares a los que sólo pueden llegar los pegadores más fuertes. Un bunker particularmente nefasto puede ser utilizado para estimular o forzar a jugadores a alejarse de hazards ocultos, zonas muy pobladas de la cancha, o -en la arquitectura de hoy- de los fuera de límites o casas que rodean la cancha. Otros bunkers pueden ser ubicados para frenar las pelotas en su corrida a zonas indeseables.

Waste Bunkers (grandes bunkers de escaso mantenimiento)

Ningún artículo sobre bunkers estaría completo si no tratara el tema de los waste bunkers. Estas grandes áreas de arena y/o materiales varios -nada nuevo para quienes han jugado Pine Valley o Pinehurst Nº2- han sido modificados para acomodarlos a la arquitectura moderna y las necesidades ambientales de las canchas. Reintroducidos a principios de la década del 70, particularmente por Pete Dye en canchas tales como la TPC de Sawgrass y Harbour Town, estas áreas tienen un doble propósito. Complementan las largar y limpias líneas que los Dye prefieren. Como también ayudan a controlar los elevados costos de mantenimiento al reducir las zonas de rough mantenido. Generalmente, tratamos de utilizar materiales angulares con un rango más amplio de tamaños de partículas que la arena de bunker. Estos materiales forman una superficie firme que es más fácil de jugar y además resiste las pisadas. En la TPC Sawgrass, fueron usadas conchas trituradas con buen resultado. En otras partes del país donde la estructura del suelo lo permite, se ha usado material natural de lugar. Los materiales han cambiado a medida que pasan los años, y múltiples propietarios ahora optan por bunkers comunes de arena en estas zonas. En varios de los sitios severos en los que hemos trabajado, tales como el Japón, waste bunkers forman el medio de crear una transición desde una elevación a otra. Esto incrementa efectivamente la cantidad de área jugable e impide que golpes errados rueden hacia abajo y salgan de algunos de los sitios más angostos. Los waste bunkers también son sensibles al ambiente porque no requieren agua, fertilizante, pesticidas o corte. Desde ya que se queman combustibles fosilizados para rastrillar mecánicamente estas áreas de acuerdo con los estandares de mantenimiento actuales, pero al elegir los materiales que correspondan se pueden reducir el uso de combustibles. Estos bunkers están ganando aceptación como amortiguadores entre canchas y zonas ambientalmente sensibles. Ubicados al lado de las canchas de golf, sirven como una limpia línea divisoria entre césped altamente mantenido y las zonas protegidas. Los materiales en los waste bunkers actúan como freno para las zonas protegidas.

Bunkers de Pasto versus Bunkers de Arena

En años recientes, ha aumentado el uso de bunkers de pasto. Estos bunkers contribuyen al movimiento de una cancha al mejorar la atracción visual. También estimulan al golfista a que se haga ducho en el tipo de golpes que se necesitan para conquistar la cancha. El mismo efecto de sombra e imagen dinámica de un bunker de arena con repecho de pasto es también de aplicación a los bunkers de pasto. A menudo es posible crear lomas y formas más radicales con bunkers de pasto dado que son más fácil para mantener que los de arena. Con respecto a la jugabilidad, la invención del sand wedge y estandares más avanzados de mantenimiento ha reducido la dificultad de los bunkers de arena. Los mejores jugadores generalmente juegan hacia los bunkers de arena porque les consta que el golpe de recobre es más fácil. Sin embargo, bunkers de pasto con césped de entre 2 y 4″ (5 y 10 cm) disminuyen el control de golfistas sobre la pelota, lo que resulta en un golpe menos predecible. Los jugadores con menos experiencia generalmente tienen más éxito jugando desde los bunkers de pasto y raramente fallan en sacar la pelota y ponerla en el green. Los recobres desde los bunkers de arena son casi impredecibles. Los bunkers de pasto son una de las opciones del arquitecto al planificar canchas que sean desafiantes para los buenos jugadores y jugables para los de menos experiencia.

Durmientes o Tirantes de Ferrocarril

Desde los albores del golf, los tirantes o durmientes de ferrocarril han sido utilizados para apuntalar el repecho de los bunkers. Tanto los bunkers de arena como los de pasto han sido apuntalados en su repecho por “abanicos de mano”, un término genérico con que se describen los soportes de tirantes de ferrocarril porque se parecen a los abanicos manuales. Si un diseñador necesita crear un declive relativamente empinado en el repecho de un bunker, los tirantes son la mejor opción. En la medida que los declives se hacen más empinados, su potencial para ser erosionados se incrementa, al igual que la dificultad para establecer y mantener césped en ellos. Cuando se ve sostenido con durmientes, ambos problemas desaparecen. Un repecho con tirantes de ferrocarril, es virtualmente libre de mantenimiento y, en bunkers de arena, no se precisan mantener los bordes. Un Sand Pro o equipo similar puede trabajar hasta los tirantes sin la necesidad de trabajos manuales extra. Es importante enfatizar sobre la ubicación de los tirantes utilizados en bunkers u otros lugares en una cancha. Los tirantes de ferrocarril, no deben colocarse como para que una pelota rebote, golpeando al jugador o a un espectador. Cuando se usan tirantes para el repecho de un bunker, generalmente deberían formar una línea a lo largo de la línea de juego y no cruzándola. Ocasionalmente, los bunkers pueden ser repechados por abanicos de tirantes, que el jugador debe superar con su golpe. ——– imagen ————– En estas condiciones, hay que colocar los tirantes hacia atrás suficientemente como para eliminar el peligro de que la pelota de un jugador rebote del abanico. (ver la ilustración “Bunker de arena con pared de durmientes”.

Consideraciones sobre la Construcción

La disponibilidad de grandes equipos para mover tierra es una de las importantes mejoras en la construcción de canchas. Algunos argumentarán que estos equipos llevan a construir canchas demasiado manipuladas y sofisticadas. Si bien esto puede ser cierto en algunos casos, es un hecho que los actuales arquitectos no pueden elegir sus lugares como antaño. El énfasis económico sobre el desarrollo a menudo resulta en que los terrenos más pobres se utilizan para canchas. Por consiguiente, como golfistas y arquitectos tenemos la suerte de contar con tan buenas herramientas modernas. Usando distintos equipos, los bunkers pueden ser construidos de distintas formas. Después de haber trabajado ocho años en el Japón y otras partes del mundo, hemos aprendido a enfocar más sobre el resultado que en los medios de lograrlo. Sin embargo, cuando se nos da la oportunidad tenemos recomendaciones. * Las palas frontales son preferidas para crear las líneas largas y limpias de un waste bunker. * Las retroexcavadoras son útiles para construir bunkers pozos y para los proyectos de renovación de bunkers. * Topadoras del tamaño de las D5 o D6, con gama de potencia andan bien el casi todas las situaciones. El drenaje es un componente clave en la construcción de bunkers como también en otras áreas de la construcción de canchas. El agua es potencialmente una fuerza destructiva, de manera que su camino y destino constituyen una permanente preocupación. Como regla general, jamás permita que el agua se dirija hacia un bunker de arena. En su lugar conduzca el agua alrededor de los bunkers para que vaya a rejillas de drenaje, bunkers de pasto o hacia otros cursos de drenaje. Esto minimiza el lavado de la arena y contaminación de la misma con impurezas ajenas que son lavadas hacia los bunkers debido a fuertes precipitaciones o al riego que funciona mal. Es ésta la razón por la que suelen verse bunkers de pasto alternados con bunkers de arena. Estos bunkers cumplen un doble propósito como estanques de drenaje y aspectos estratégicos. Los bunkers de arena en la mayor parte del mundo requieren drenaje sub-superficial para proporcionar óptima jugabilidad en todas las condiciones. Los pequeños bunkers en terrenos con buen drenaje podrán necesitar únicamente grava de sumidero debajo del bunker. Los bunkers grandes en climas húmedos posiblemente requieran un sistema de zanjas, grava y caños perforados similar a la moderna construcción de greens. ——- imagen 2 ——– Sin perjuicio del terreno o condiciones climáticas, el drenaje de bunkers es imprescindible.Sin el drenaje, una cancha de golf deberá luchar contra bunkers inundados, arena eliminada por lavaje, costos de mantenimiento mayores y condiciones de jugabilidad poco propicias (ver dibujo de bunker de arena).

Consideraciones de Mantenimiento

El programa de mantenimiento de bunkers a menudo suele ser la clave para mantener la integridad del diseño de la cancha. Las prácticas de mantenimiento no deben comprometer los estilos o formas de los bunkers. La clave es comprender algunos de los más comunes problemas de mantenimiento a fin de poder obviarlos antes de que empeoren. Los bunkers con repecho de pasto generalmente se deterioran por la acumulación de arena en los repechos. Si bien un poquito de arena sobre el repecho proporciona un aspecto rústico, demasiado puede dañar el césped como la jugabilidad del bunker. Y una vez que muere el césped en el repecho, el único remedio es el reempanado. Por consiguiente, quite la arena de los repechos periódicamente limpiándolos con un chorro de agua o con escobas. Cortar los repechos de pasto suele ser dificultoso. Para ello son necesarias cortadoras apropiadas. La utilización de reguladores de crecimiento puede ayudar. La empresa Dye Designs ha comenzado a utilizar pastos con características densas y de crecimiento lento exclusivamente para repechos de bunkers. Esto no sólo permite disminuir la frecuencia de corte sino que también permite que la pelota ruede hacia el fondo del declive para un más fácil recobre. En los bunkers de arena preferimos una arena firma, que no sea susceptible al “volado” y a los asientos ocultos. Más importante, quizás, es la consistencia de bunker a bunker. Esto puede significar compactar físicamente la arena en bunkers que requieren agregados más frecuentes que otros. Una profundidad de arena y compactación suficiente también son muy importantes. Los jugadores suelen irritarse cuando golpean el subsuelo en un bunker y tienen un asiento oculto en otro. Documente los bunkers de su cancha, ello contribuirá a mantener el diseño original. Cuando se nos pide que desarrollemos programas de renovación en los clubs, nuestra única fuente de información a menudo son antiguas fotografías -quizás 50 años de antigüedad. Luego del Huracán Andrés, muchos clubs en la zona de Miami se quejaron de no haber tenido mejores antecedentes.

Compartir:
We Are Sports Ford Rio Uruguay Seguros Callaway Ezgo Toro Universal Assistance Rolex Enard