Home / Prácticas Culturales / Dry Spot localizado debido a la presencia de suelos hidróficos. ¿Qué hemos aprendido?

Dry Spot localizado debido a la presencia de suelos hidróficos. ¿Qué hemos aprendido?

Estudios realizados en la Universidad de Georgia examinan una serie de factores que pueden influir en el desarrollo y manejo de este amplio y complejo problema.Por Keith Karnok, Ph.D., y Mike Beall.

En el manejo de las canchas de golf, particularmente en el cuidado de los greens, la presencia de suelos hidrofóbicos es una constante a lo largo de los Estados Unidos. La sintomatología del Dry Spot Localizado (DSL), causado por suelos hidrofóbicos, aparece principalmente en suelos de textura arenosa y vegetación activa.

Sin embargo, la existencia de suelos hidrofóbicos no sólo ocurre en asociación con los céspedes. Muchos reportes técnicos describen estas condiciones en cultivos de citrus, bosques implantados y pastizales naturales. En todos estos casos, sin embargo, todos los suelos poseen una misma característica: la presencia de suelos arenosos. De hecho, la hidrofobicidad fue descrita para una muy amplia gama de problemas en céspedes de estación fría creciendo en suelos del tipo arenoso.

Desde 1989, cuando la GCM presentó un artículo escrito por los investigadores de la Universidad de Georgia, la Universidad ha continuado financiando estudios tendientes a comprender la causa y control del DSL causado por suelos hidrofóbicos. Un sintético resumen de nuestros hallazgos ayudará a los superintendentes de las canchas de golf a comprender mejor este fenómeno, y esperamos que también sirva como guía para el manejo de aquellos céspedes que crecen en condiciones de suelos hidrofóbicos.

Causas

La hidrofobicidad asociada con el DSL en greens de golf, se cree es causada por sustancias orgánicas que recubren las partículas de suelo o arena. El origen de estas sustancias orgánicas está en las raíces, tallos u otros componentes orgánicos de los suelos que formarían parte de la zona radicular. Esto es un proceso microbiano normal que ocurre en todos los suelos. El recubrimiento tiene una naturaleza química que repele el agua, el cual, acompañado por una pobre capacidad de retención de agua de los suelos arenosos, predispone al césped a déficits muy severos de stress hídrico. Esta condición puede resultar tan extrema que muchas veces las prácticas normales de riego son poco efectivas en restaurar las condiciones de humedad del suelo.

Hidrofobicidad en los greens

A medida que se desarrollan las condiciones de hidrofobicidad del suelo el grado de retención de agua es muy variable. En otras palabras, en algunos lugares las manchas de césped pueden mostrar las condiciones de hidrofobicidad muy rápido y más severamente que otras – aún cuando los separen unos pocos centímetros. Sin embargo, con el tiempo, el green entero se encontrará afectado, pero en varios grados, que pueden variar desde moderados hasta muy severos. En términos de profundidad, la hidrofobicidad de los suelos tiende a ser un fenómeno superficial. En muchos casos, la mayor impermeabilidad se encuentra en los primeros 5 cm de suelo. A medida que aumenta la profundidad, la impermeabilidad decrece, y raramente se encuentran signos de hidrofobicidad a más de 7 cm de profundidad.

Desarrollo de la impermeabilidad

La hidrofobicidad de los suelos puede desarrollarse en cualquier momento (desde los 6 hasta los 18 meses de la construcción del green).
Su ocurrencia en los greens de golf no parece ser el resultado de una determinada práctica de manejo o del uso de ciertos productos químicos. De hecho, la impermeabilidad se manifiesta independientemente del tipo, frecuencia o tasa de aplicación de fertilizantes y pesticidas. Por ejemplo, nuestras investigaciones muestran que la mezcla de suelos de greens no hidrofóbicos o céspedes creciendo en suelos conteniendo un 100 % de arena desarrollan la impermeabilización aún cuando se usen muy pocos o ningún fertilizante o pesticida por un período de varios meses.

Sin embargo, se sabe que el uso de ciertos pesticidas y fertilizantes pueden influir en la tasa de formación de la hidrofobicidad, pero dicha relación es aún incierta. Por otro lado, sabemos que ciertas prácticas de manejo del agua de riego, el pH del suelo, el tamaño de las partículas de arena, y la especie de césped utilizada pueden afectar la tasa de desarrollo y la severidad de las condiciones de hidrofobicidad de los suelos.

Riego y lluvias

Las prácticas de irrigación que intentan atenuar la severidad de la alternancia de ciclos húmedos y secos en los suelos tienden a incrementar la tasa de desarrollo y el grado de severidad de la hidrofobicidad. Si bien el mantenimiento de un manejo continuado de la humedad en la zona radicular prevendría los síntomas (DSL) de los suelos hidrofóbico, esta práctica no eliminaría o prevendría la formación del recubrimiento orgánico sobre las partículas de suelo/arena. Obviamente, la aplicación de excesivas cantidades de agua pueden causar otros problemas como: aparición de algas o el lavado de pesticidas y nutrientes. Hay muchas observaciones que sugieren que una lluvia fuerte o torrencial (más de 25 mm por hora) aliviaría temporalmente la hidrofobicidad de los suelos por algunos días e incluso algunas semanas. Aparentemente, cantidades equivalentes de agua de riego no producirían los mismos efectos que las lluvias. La razón para que esto ocurra no es aún muy clara.

Vegetación y especies de céspedes

Como se mencionara anteriormente, hasta un 100% de la arena incluida en la zona de las raíces puede resultar hidrofóbica. Sin embargo, la impermeabilidad al agua sólo se desarrolla si el suelo soporta una vegetación activa. Esto quiere decir que, los suelos arenosos sin vegetación y sin materia orgánica no se tornan hidrofóbicos. El tipo de vegetación afecta la tasa de desarrollo de la hidrofobicidad. Por ejemplo, en un estudio reciente, encontramos que el Creeping bentgrass (Pencross) resultó en el más rápido desarrollo de hidrofobicidad del suelo. A este le siguió Bermudagrass (Tifgreen), Festuca alta y Zoysiagrass (Emerald). No hay información acerca del efecto del cultivar de una determinada especia de césped sobre la formación de suelos hidrofóbicos. Actualmente, estamos tratando de monitorear los efectos de 33 cultivares de creeping bentgrass en el desarrollo de suelos hidrofóbicos.

Enmiendas de suelo

La ocurrencia y la tasa de desarrollo de la hidrofobicidad parece ser afectada por el tipo y/o la cantidad de enmiendas de suelo utilizados en la mezcla. En nuestros estudios, una mezcla de arena-turba (85-15) resultó en un aumento más rápido en el desarrollo de la hidrofobicidad que otras enmiendas de suelo. Sin embargo, en todos los casos, independientemente de la enmienda utilizada, todos los tratamientos en la zona radicular, incluyendo 100% de arena de tamaño medio, desarrolló impermeabilidad al agua. A pesar que sólo hemos evaluado un número limitado de enmiendas de suelo, esperamos expandir esta área de investigación durante los meses próximos.

Tamaño de las partículas de arena

Nuestros estudios han mostrado que los suelos franco-arenosos (con un tamaño de partículas de 0.5 a 20 mm) son más propensos al rápido desarrollo y aumento de la severidad de la hidrofobicidad que suelos de arena fina (0.106 a 0.5 mm). Esto probablemente tenga que ver con la mayor capacidad de los suelos franco-arenosos en el aumento de los ciclos de humectación-secado, que parecen promover el desarrollo y el aumento de la severidad de la impermeabilización de los suelos en greens de golf.

Suelos de textura fina

Nuestras investigaciones, así como las observaciones hechas por otros investigadores, han mostrado que la presencia o la incorporación de partículas finas de suelo (arcilla o una mezcla de limo y arcilla) en la zona radicular reduciría significativamente o eliminaría la ocurrencia de hidrofobicidad de los suelos. El aumento de la capacidad de retención de agua aparentemente oculta la tendencia a la impermeabilidad de algunas partículas orgánicas de suelo. La cantidad de suelo de textura fina utilizada depende del material, así como también de las características de la mezcla con arena de la zona radicular con la cual se forma la mezcla. En nuestros estudios, se redujo la hidrofobicidad cuando la mezcla de suelo en la zona radicular contuvo un 15% de suelo limo-arcilloso.Por supuesto, uno debería ser cauteloso de las potenciales consecuencias cuando se incorpora material fino con la arena de la zona radicular, tales como compactación, formación de capas y el descenso de la tasa de percolación.

Es posible que otros materiales que aumenten la capacidad de retención de agua de los suelos puedan también ayudar a reducir la ocurrencia o la severidad de la hidrofobicidad de los suelos.

Ph del suelo

Los estudios realizados en la Universidad han mostrado que las coberturas orgánicas que impermeabilizan las partículas de suelo pueden ser solubilizadas en un rango de Ph entre 8.5 y 10. Aplicaciones reiteradas de hidróxido de sodio, seguidas de un riego intenso, pueden remover en forma significativa la cobertura orgánica y reducir la hidrofobicidad por más de 6 meses. Dependiendo del tratamiento utilizado, el Ph del suelo regresa a su normalidad luego de dos o tres semanas desde la aplicación del hidróxido de sodio. A pesar de la escasa o nula fitotoxicidad observada con una sola aplicación seguida del riego, esta estrategia puede resultar en una decoloración significativa del césped si no se toman ciertas precauciones. Más estudios son necesarios para que luego esta práctica sea aplicada por los superintendentes de las canchas de golf.

Agentes humectantes

En términos de los tratamientos más convencionales, nosotros hemos trabajado con agentes humectantes y topdressing, y la inyección de polímeros hidroabsorbentes. Sin embargo, los agentes humectantes son las únicas herramientas de manejo disponibles para los superintendentes en el tratamiento del DSL causado por la hidrofobicidad de los suelos. Un estudio de los agentes humectantes, llevado a cabo en la Universidad de Georgia, mostró que todos los materiales testeados redujeron significativamente la hidrofobicidad de los suelos al menos temporariamente. Ningún agente en particular demostró ser superior a los otros, por lo menos en términos de reducir la impermeabilidad de suelo cuando es aplicado en las dosis recomendadas por los fabricantes. A pesar que la performance de los agentes humectantes fue similar, hubo diferencias entre productos en términos de la cantidad de material y el número de aplicaciones requeridas para reducir la hidrofobicidad de los suelos. Desde este punto de vista, hemos testeado recientemente un producto humectante extranjero. Este material, en aplicaciones simples, redujo significativamente la hidrofobicidad del suelo por varios meses. La potencialidad de este producto o de otros agentes humectantes es realmente sorprendente.

El uso de bioestimulantes o ciertos fertilizantes orgánicos
Se han hecho ciertos comentarios acerca del uso de ciertos bioestimulantes y fertilizantes orgánicos. La razón es que contendrían similares o idénticas sustancias (e.g. ácidos húmicos y fúlvicos) que han sido encontradas como responsables de la impermeabilización de las partículas de suelo. Nuestras investigaciones no han hallado relación entre el uso de esos materiales y el aumento en el desarrollo o severidad de la hidrofobicidad de los suelos. Existen muchas formas químicas diferentes de los ácidos húmicos, y aquellas formas responsables de la impermeabilización de los suelos son diferentes de aquellas utilizadas en los productos comerciales.

Compartir:
Image Map