Home / Reglas / Eduardo Botte: “Es un honor que la R&A nos eligiera”

Eduardo Botte: “Es un honor que la R&A nos eligiera”

Durante el último Open, el Presidente de la Comisión de Reglas de la Asociación Argentina de Golf conversó con La Nación. La transcripción de la nota completa ingresando.

TROON, Escocia.- De La Nación. Dos cosas tiene que hacer Eduardo Botte antes de la charla con LA NACION: entregar los registros después de una vuelta como referee en el British Open, con Ryan Palmer y Jon Rahm, y fumar un cigarrillo. Luego, el único argentino que arbitró el máximo torneo de golf, este año, se presenta: “Soy presidente de la comisión de reglas de la Asociación Argentina de Golf y representante de la Federación Sudamericana ante el R&A (Royal y Antiguo Golf Club de St Andrews) así que participo de los meetings del Rules Commitee del R&A tres veces al año. Empecé en el 97, cuatro veces di el examen, gracias a Dios con excelentes notas, y es el quinto The Open que arbitro: Royal Brikdale (2008), St Andrews (2009), Royal Liverpool (2012), St Andrews (2015) fueron los anteriores”.

-¿Cambió algo desde aquel primer The Open tuyo?
-Puede ser que haya mejoras mínimas. La verdad es que yo siempre vi una muy buena organización. Lo más importante es que aquí está de verdad el espíritu del golf. Se lo vive en la cancha, en el pueblo cuando uno sale, cuando uno camina. Se respira golf, se aplaude tan fervorosamente al jugador local como al extranjero; al conocido como al desconocido, hay muchos clubes y todo un pueblo se moviliza en torno a The Open. Ya lo vi en St Andrews, que es especial cuando uno va llegando al house y escucha las gaitas desde dos cuadras, y caminar el hoyo 18. El otro día creo que St Andrews lo publicó y Emiliano Grillo lo reprodujo: “La mejor caminata del mundo”. Eso ocurre en cualquier Open, en cualquier cancha. Estas tribunas son para 20.000 personas [señala el hoyo 18 de Royal Troon] y aplauden a todos, hasta al que vino a las 8 de la mañana y está +6.

-En la Argentina también sos árbitro…
-Sí, acá somos “walking referees”, uno por cada grupo haciendo el recorrido, para lo que hay que tener una logística que no tiene ningún país. Si la Argentina recaudara en su Abierto la misma plata que aquí posiblemente lo tendríamos. En nuestro Abierto lo hacemos con la PGA Latinoamérica, y vamos en carritos, distribuidos en tres hoyos cada uno. Antes de 2000, poníamos cuatro o cinco referees en los últimos grupos del Abierto de la República, el último día.

-Las reglas son iguales en todos los torneos, no varían por circuito ni por ser The Open.
– Las reglas son exactamente iguales. Esta es la cuna del golf. Hay dos entidades rectoras, la R&A, que aglutina a los organismos nacionales de casi todo el mundo, y la USGA que tiene a Estados Unidos, Canadá y México: las reglas las hacen en forma conjunta y hace un tiempo son iguales para ambos.

-¿Son rentados?
-(Enfático) Noooo, somos todos honorarios. No cobro nada tampoco en The Open. Me invitan con el alojamiento y la comida, la AAG por supuesto acepta y se hace cargo del costo del pasaje. Tanto en Augusta como en The Open es donde se hacen las reuniones para organizar cuestiones en conjunto. Por ejemplo, de una de ellas salió la clasificación automática del ganador del Abierto de la República para el British Open, también se decidió que del Latin American Amateur Championship surja un aficionado para jugar el Masters. Así las entidades impulsan el desarrollo del golf. Esperemos que la situación socio económica de nuestro país mejore y aumente el número de golfistas.

-¿Qué acción fue decisiva para que la R&A designara al campeón del República como uno de los clasificados para The Open?
-Hubo muchas tratativas, se conversó mucho y se tuvo en cuenta el hecho de que había torneos clasificatorios en Estados Unidos, Europa, Sudáfrica, Australia y Asia, y el único lugar que no lo había era la Argentina. Creo que la Argentina es el país donde más se ha desarrollado el golf en América del Sur; el Abierto de la República es el 7° más antiguo del mundo. Y como es parte del PGA Latinoamérica van a jugar muchos extranjeros, incluso norteamericanos. Es un honor que la R&A nos eligiera.

-¿Qué fue lo más curioso que te pasó arbitrando en Escocia?
– Estaba arbitrando a Emiliano Grillo (“no tenemos idea del futuro que tiene”, acota) y tres personas pasaron el límite para el público; entonces me acerqué y uno me dijo: “Este señor es el príncipe Andrés”. Contesté “mucho gusto” y como era una cuestión de seguridad, no los retiré. Cuando le dije al príncipe que era argentino me miró y se me ocurrió decirle: “Recordemos lo malo para no repetirlo y olvidemos para perdonarnos mutuamente». Y replicó: “Estoy absolutamente de acuerdo”.

-¿En la Argentina dónde jugás?
-Soy nacido en Mar del Plata y, desde los 12 años, socio del Club Mar del Plata, conocido como Acantilados. En Buenos Aires juego en distintos lugares, por dos razones: para variar las canchas, ya que hay mucha oferta de campos semi públicos, y porque con mi mujer, Elisa, que es fanática del golf también, tenemos cinco nietos, así que los fines de semana jugamos menos al golf y más a ser abuelos, que es mucho más lindo.

Compartir:
We Are Sports Ford Rio Uruguay Seguros Callaway Ezgo Toro Universal Assistance Rolex Enard