Home / Noticias / El arte de liderar a través del juego del golf. Fuente: Infobae

El arte de liderar a través del juego del golf. Fuente: Infobae

Rafael Maratea explicó las técnicas más efectivas para ser un líder en un mundo con cada vez más mayores desafíos. Los habilidades del juego con swing aplicados a las oportunidades de éxito a nivel personal y laboral.

Fuente: Infobae. Por Víctor Ingrassia. En un mundo cada vez más desafiante de nuevas ideas y emprendimientos, mucho se ha hablado de liderazgo en los últimos años. Los expertos coinciden que liderazgo se define como la influencia que se ejerce sobre las personas y que permite incentivarlas para que trabajen en forma entusiasta por un objetivo común. Y quien ejerce el liderazgo se lo reconoce como un líder.

Se trata de un tema muy tratado, conversado y promocionado por el ámbito académico y empresas consultoras de todo el mundo.

“Desde tiempos remotos, esta disciplina ha ocupado y preocupado a pensadores, escritores, analistas, directores, y público en general. Debe ser el tema más tratado y, seguramente, el menos ejercido de la historia. No en vano grandes directores de Hollywood han hurgado en la historia para poder poner en pantalla relatos relacionados con grandes líderes”, explicó a Infobae Rafael Maratea orador motivacional y escritor de libros de marketing.

“Pero la realidad es que en las empresas del mundo no tenemos suficientes líderes que puedan lograr objetivos desafiantes, motivando y reteniendo, entusiasmando a los colaboradores y empleados de las diferentes industrias. Ni qué decir de los aparatos políticos y gubernamentales donde la escasez es notoria. De hecho, es tan clara la falta de líderes que, ante la aparición de algún líder no formal, nos ponemos a su merced rogando que sea el elegido”, sintetizó Maratea y enseguida trazó una analogía con el personaje Neo de la película Matrix.

Hace no mucho tiempo, buscando no perder la cercanía con el deporte, que de joven lo practicaba en las intensas disciplinas de fútbol y rugby, Maratea conoció el juego del golf. Dejó la pelota ovalada y la enseñanza del rugby en todos los niveles: infantil, juvenil y divisiones de alta competencia, para comenzar a transitar en solitario los campos de golf y encontrarse portando un carro lleno de palos, pelotas, guante, clavitos, toalla, paraguas, etc, para luego pegarle a una diminuta pelotita para que entre en un agujero, también llamado hoyo.

“Por supuesto que pensaba que no hacía falta ningún profesor; sólo me tenían que decir cómo tomar el palo y el resto debería resultar sencillo. Sin embargo, esa autosuficiencia que siempre me caracterizó no me ayudó aquí, y tardé un año en darme cuenta de que necesitaba ayuda. Hoy puedo decir que estoy fascinado con el golf, juego dos veces a la semana, tomo clases otras dos, y cada día me convenzo más de que la manera en la que juego al golf coincide con mi forma de manejarme en la vida”, relató emocionado.

Y agregó: “Hoy estoy convencido de que el juego del golf es uno de los más completos, coherentes y desafiantes que he conocido, y nos ayuda a ver otros aspectos en nuestra vida de manera concreta y práctica. El golf nos enseña cómo somos y nos ayuda a mejorar, cambiar y desarrollarnos tanto física y mental como emocionalmente”.

Maratea escribió recientemente su libro “Liderar con Swing, el arte de liderar a través del juego del golf”, una publicación que plantea en forma permanente una analogía entre las capacidades, aptitudes y condiciones de un líder y el golf, un juego solitario pero que engloba muchas condiciones necesarias para llevar adelante un buen liderazgo, como lo son el compromiso, confianza, concentración, foco, abstracción, pasión, ansiedad, frustración, objetivo, fuerza, soledad, equilibrio y también talento, entre otras muchas cualidades.

“En mi trabajo como consultor, he asesorado a muchas empresas de primera línea en temas relacionados con el liderazgo y el Teamwork, trabajando con altos directivos, gerentes, jefes, supervisores, encargados y hasta con personas que no tenían un cargo formal, pero que supervisaban a un grupo de colaboradores y, en todos los casos, el resultado era el mismo: todos querían saber cómo hacer para lograr cumplir con los objetivos de las empresas, haciendo que los colaboradores se comprometan a ser excelentes en sus propios trabajos”, relató.

A lo largo del libro, Maratea describió cuatro pilares y catorce principios fundamentales en el golf que son necesarios en un proceso de liderazgo. Y enseguida aclaró: “Después de leerlo va a necesitar horas de práctica para perfeccionar su técnica, pero eso…, eso se lo dejo a usted”.

Pilares del golf y el liderazgo:

1- Constancia: Nada se logra así como así; todo requiere de parte nuestra algo más que la simple actividad. Para lograr resultados impactantes, necesitamos perseverar, practicar, hacer y perfeccionarnos. El golf es así, el liderazgo también. Para poder realizar un swing completo, armónico y con ritmo necesitamos ser constantes en nuestro desarrollo.

2- Confianza: Aquel golfista que le diga que no siente temor ante un nuevo tiro, le está mintiendo. Todos, absolutamente todos los que juegan golf, se enfrentan con sus temores cuando están por pegar; es parte del juego. Claro está que cuanto más usted juega y practica, cuanto menos handicap tiene y cuanto más profesional es, su temor disminuye. El temor disminuye porque crece la confianza.

3- Concentración: Cuando uno ve a los jugadores de alto nivel, llama la atención lo abstraídos que están en el momento de la preparación y el tiro posterior. Pareciera que su cabeza solo tiene en un pensamiento: pegarle a la pelota para que se dirija a donde ellos desean. La concentración es fundamental en el liderazgo, y esto se puede traducir de esta manera: haga lo que tiene que hacer solo pensando en eso que tiene que hacer.

4- Equilibrio: Implica dominar el cuerpo a través del swing para poder impactar mejor a la pelota. Cuando uno está en equilibrio, cuando es dueño de su stance, el impacto del palo en la pelota llega con la flexibilidad y la potencia para hacer un tiro de calidad. El otro concepto de equilibrio en el golf tiene que ver con la mente: uno debe estar emocionalmente equilibrado para jugar bien al golf. Su mente es el motor que genera los buenos golpes y es el ancla que crea los malos golpes también.

Los 14 principios que Maratea enumera son: El miedo existe; todo jugador nuevo teme no pegarle a la pelota. La ansiedad reduce su posibilidad de éxito … Relájese. No se enfoque en el resultado, sino en hacer su mejor swing. No le saque la vista a la pelota hasta que termine el swing. Si elige bien el palo, logrará su objetivo. No es usted el que golpea, es el palo. Usted está solo, sus decisiones afectan su juego. Usted no es Tiger Woods, no quiera jugar como él. El swing debe ser fácil, agradable, divertido. Nuestro swing de práctica es mejor que nuestro swing real. Es tan importante el tiro de salida como el último putt. Un buen golpe viene precedido de un buen grip. En el golf no hay nada que sea constante. El golf es un juego honrado.

¿Cómo se perfecciona el arte del liderazgo?

Liderar es un arte que se perfecciona con la práctica, la teoría la conocemos todos, pero el verdadero problema pasa por llevar a la práctica los conceptos teóricos. Uno va creciendo como líder a través de sus actos, sus acciones, el acto de liderar es práctico, es tangible, es visible. Como líderes la gente nos ve, nos imita, nos copia, por eso es tan importante que el líder sea coherente entre sus palabras y sus acciones. “Hablame mas fuerte que tus acciones no me dejan escuchar tus palabras”, dice el dicho, y es así, la gente va a ver lo que hacemos más que escuchar lo que decimos.

¿A qué atribuye Ud. la falta de líderes en el sector privado y con más notoriedad en el público?

A lo largo de los últimos tiempos hemos trabajado para crear gestores en lugar de líderes. Hoy la falta de líderes la podemos atribuir a una carencia de rumbo, a la presión hacia el resultado, a querer construir en tiempo récord. Ser líder implica comprometerse no solo con el resultado sino también con las personas, velar por su crecimiento, creer en ellos, apostar a su bienestar. Al estar pensando solo en el resultado y presionar sobre eso deja de lado lo más importante de la responsabilidad del líder… la gente.

¿Qué demanda la sociedad hoy de un líder y qué sucederá en el futuro?

La sociedad demanda líderes, personas con la sensibilidad necesaria para sacar las situaciones complejas adelante, personas que nos ilusionen con un proyecto, con un futuro mejor, con un presente pujante. Queremos lides que nos impulsen a crecer, a mejorar, a desarrollarnos. Hoy la sociedad necesita líderes que se pongan los pantalones y nos muestren que se puede salir de cualquier situación, que nos ayuden a mejorar que nos inviten a soñar con un mundo mejor. Pero por sobre todo ética y honestidad, para que con su desempeño logre forjar una cultura basada en la confianza, el sentido de la responsabilidad y el respeto hacia los demás. El liderazgo ético siempre lleva efectos positivos.

¿Cómo aprovecha un líder una situación de crisis. Y qué puede aprender Argentina y los distintos sectores que la conforman en estos años agitados por sucesivas situaciones irregulares?

El líder debe lidiar constantemente con las crisis, tanto a nivel operativo como personal, trabajamos con gente y la gente tiene crisis, por eso decimos que el líder está liderando crisis permanentemente. Y en las crisis se crece, es ahí donde el líder debe aprovechar, impulsando a las personas a mirar la situación de crisis, evaluarla y ayudarlos a encontrar la mejor manera de superarla. La argentina puede sacar grandes enseñanzas de estas crisis, la primera es que la gente es lo más importante y por eso es imperativo apostar a a gente, trabajar con ella, capacitarlos, entrenarlos, escucharlos, entenderlos y motivarlos a tomar acción para seguir adelante hacia un futuro mejor.

¿Qué puede aportar la práctica del golf para formar a un líder?

El golf es un juego de sensaciones. En el golf uno aprende acerca de estrategia, concentración, visualización, posicionamiento de objetivos. El golf te desnuda, lo que somos lo vemos en un campo de golf. Al líder le sirve jugar al golf ya que todos los conceptos del golf lo podemos llevar al liderazgo. La elección del palo correcto, el conocimiento de las habilidades de cada palo, ser conscientes que estamos solos, que tenemos que tomar decisiones, sabernos aprendices. Eso es algo que el golf te enseña.

¿El golf es un juego solitario. Eso no atenta contra las virtudes comunicativas de un líder?

El liderazgo es una posición solitaria, si bien lideramos un equipo de personas, la mayor parte del trabajo lo hacemos en solitario, decidiendo, creando, desarrollando. El líder debe saber que en última instancia quien decide acerca del rumbo del equipo es el, y, para bien para mal, sus decisiones afectaran el resultado. Pero siempre sea su decisión y es menester del lidd ser consiente de esto. Si elijo ma el palo o equivoco la estrategia e dmi responsabilidad y de nadie mas, exactamente igual que en la empresa.

Muchas veces la presión por realizar un birdie termina con el jugador haciendo bogey. ¿Cómo debe canalizar la presión un líder?

La presión es algo que siempre va a estar presente en la mente del golfista al igual que en la mente del líder. la mejor manera de quitar la presión es pensar en el juego y no en el resultado. Una vez que marcamos el objetivo solo debemos preocuparnos por hacer nuestro mejor juego, que en el golf se llama hacer el mejor swing. Si me concentro en eso en ligar de mirar el resultado empiezo a jugar más libre, con menos presión y esto redunda en mejores resultados. Así y todo si la presión aparece debe preguntarse “que quiero lograr en este juego, para que quiero jugar golf, cual es el fin último. Eso en términos prácticos en penar en el propósito de lo que estoy haciendo y no solo en el objetivo a lograr

En definitiva liderar es colaborar en la construcción de un camino que nos acerque a un mejor lugar, es crear los contextos adecuados para que las personas crezcan y se expandan, es acompañar a las personas para que estás encuentren la mejor versión de sí mismas. Liderar pues es consagrarse al bienestar de quienes depositan la confianza en ese líder.

Compartir:
We Are Sports Ford Rio Uruguay Seguros Callaway Ezgo Toro Universal Assistance Rolex Enard