Home / Clubes / El Club Náutico San Isidro y el golf que integra

El Club Náutico San Isidro y el golf que integra

Norberto Peci nos envió el texto que describe como se enseña el golf en el CNSA en una forma integradora, sin hacer diferencias. Las fotos son de Solange Baques y completan el rico contenido de la crónica.

“Domingo a la mañana en el Club Náutico San Isidro. A las once y cuarto en punto, varios jugadores de golf comienzan una práctica que durará poco menos de dos horas. Alineados cada uno en sus gateras, Angie, Javier, Ignacio, Iki, Ramiro y los dos Juanes del grupo, comienzan a pegarle a unas cien o cincuenta pelotas, ensayando golpes largos y approach. Completarán la jornada en el putting green, en donde todos tratan de embocar desde por lo menos dos metros de distancia. Ignacio y Juan embocan. Luego fallan. Ignacio pone cara de frustración. Juan dice “la próxima vez será”. Y todos siguen tirando por orden al hoyo. La eficiencia es casi del cincuenta por ciento. Más que buena. El ritual se extenderá desde marzo hasta noviembre.

El grupo, que está formado con personas de entre veinte y cincuenta años, tiene un objetivo claro: promover un mejor desarrollo, tanto físico como mental, de personas con alguna discapacidad. Y, sobre todo, que ellas interactúen como amigos. La idea surgió a partir de un pedido de la Fundación Nosotros, la que solicitó al CNSI, promediando los años noventa, que se le cediera la cancha para ese fin. El proyecto fue adoptado por ese club para sus socios, ante una iniciativa del que era entonces su capitán, Ezequiel Barros.

Desde entonces, hace más de veinte años y en forma ininterrumpida, el profesional del CNSI Oscar Nari, uno de los grandes jugadores y maestros del golf argentino, convoca y dirige a éste grupo “ad honorem”, enseñándo y guiando con dedicación ejemplar a los que en él participan. La mayoría tienen sus propios palos, pero el club pone a disposición los suyos para aquellos que quieran incorporarse en cualquier momento. Las clases están abiertas a todos los socios y el número de asistentes se ha mantenido entre diez u once jugadores a lo largo de los años. Otra característica es que rara vez alguno de los que empiezan la temporada falta a la cita dominical. Por ejemplo, Javier, el más veterano, ha concurrido sin ausentarse ni un año, desde el comienzo. El propio Oscar Nari dice que lo han sorprendido las habilidades, el orden y el respeto que muestran los que concurren a la Escuela.

La temporada termina con un torneo de putting green en el mes de noviembre, en el que los integrantes juegan con sus padres o familiares, en forma individual o bajo la modalidad de fourball. Luego hay una reunión, con entrega de premios para todos. La sensación final es siempre la misma: el fin del proyecto se ha logrado gracias a Oscar, el apoyo del Club, el esfuerzo de las familias y, fundamentalmente, la predisposición de los miembros.

El golf es un deporte que, a diferencia de otros, permite ser jugado en forma entretenida por diversos grupos de personas. Todos terminan el año más concentrados, han progresado en coordinación y equilibrio y, sobre todo, han pasado muy buenos momentos junto a sus amigos y familias.

Texto de Norberto E. Peci
Fotos de Solange Baques

Compartir:
Image Map
Ver Golf en la Argentina

Close