El Corte

El corte es la tarea más importante en el mantenimiento del césped. Por ésto consideramos conveniente recordar algunos conceptos básicos para efectuarlo correctamente.

El corte constituye la práctica principal en el manejo del césped. Sin el corte periódico aún un césped de buena calidad se convierte rápidamente en un terreno de malezas. Las buenas prácticas de corte mejoran el césped más que cualquier otra práctica cultural. con un corte correcto mejoran la densidad, textura, color, desarrollo de raíz, tolerancia al tráfico y demás aspectos de la calidad del césped. El corte está determinado principalmente por la velocidad de crecimiento del pasto.

Dado que el césped está en continua interacción con el medio ambiente, la velocidad de crecimiento cambia con los cambios de éste. Por consiguiente, el encargado del césped debe reconocer la necesidad de modificar las prácticas de corte según corresponda. Por ejemplo, fairways que estén sufriendo estrés debido a una sequía, podría resultar ventajoso levantar la altura de corte y reducir su frecuencia. Asimismo, después de la aplicación de un fertilizante, puede resultar necesario aumentar la frecuencia del corte para evitar una excesiva acumulación de restos de hojas. La capacidad del encargado del mantenimiento del césped al introducir estos ajustes determina la calidad del césped que se mantiene bajo su supervisión.

FRECUENCIA DEL CORTE

El aspecto más importante del manejo del césped lo constituye la frecuencia del corte. Si es que existe un “secreto” para manejar el césped,. es la frecuencia de corte, que cuanto más frecuente mejor. Sin embargo, cortar el césped es caro y lleva tiempo. Por consiguiente se debe tratar de encontrar el término medio entre lo que es mejor y lo que es más práctico. Son varios los factores que influyen en la frecuencia de corte, siendo los más importantes la velocidad de crecimiento y la altura de corte. Como norma general se debe cortar con suficiente frecuencia como para que no más de un 30% del área foliar sea removida por corte. Al cumplir con ésta norma, la fotosíntesis es solo marginalmente afectada por el corte y se mantiene un alto porcentaje de área foliar, indispensable para obtener un sano desarrollo de la raíz.

Después de una severa defoliación, como resultado del corte muy espaciado, las reservas de energía almacenados en la plata son utilizadas para restaurar superficie de hoja. Por consiguiente, el crecimiento de la raíz podrá cesar durante varios días dado que las hojas siempre tienen prioridad para disponer de las reservas de energía. Por lo tanto, la frecuencia de corte, que determina la medida de la defoliación, tiene un impacto significativo sobre la superficie de hoja residual y el crecimiento de la raíz. Ya hemos dicho que la velocidad de crecimiento y la altura de corte son los principales factores a considerarse cuando se decide sobre los intervalos de corte. si acatamos la “norma general” y quitamos solo un 30% de la superficie de hojas, entonces cuanto más baja la altura de corte, más corto será el intervalo entre cortes.

Por ejemplo, considérese un ritmo de crecimiento de 1mm/día y una altura de corte de 6mm. En 6 días el pasto estará a una altura de 12mm., por lo que se estará removiendo el 50% de la hoja cuando se corte nuevamente a 6mm. El césped necesitaría ser cortado cada 3 días para mantenerse dentro del 30% de la “norma general”. El mismo pasto cortado a 3 mm. debería ser cortado a diario para mantenerse en este porcentaje. Si aumenta el ritmo de crecimiento, por ejemplo a 2mm/día y una altura de corte de 5mm., se deberá cortar a diario para no pasar el 30% recomendado. Otro factor que afecta la frecuencia de corte es el uso de fertilizantes, ya que es ésta la práctica cultural que más incide en el ritmo de crecimiento. La temperatura es el factor ambiental que tiene el mayor impacto sobre el ritmo de crecimiento. Cuando las temperaturas favorecen el crecimiento, se debe incrementar la frecuencia de corte. Para compensar el incremento en el ritmo del crecimiento y mantener la misma frecuencia de corte, se debe aumentar la altura de corte, con el consiguiente perjuicio en la calidad de juego.

ALTURA DE CORTE

La variedad del pasto y el uso que se le da al césped son los aspectos que mayor influencia tienen en la altura del corte. Otros factores muy importantes a tener en cuenta son, la frecuencia del corte, los equipos de corte y la temporada del año. Normalmente los greens se cortan por debajo de 6mm., de esta manera presentan una superficie pareja, consistente y rápida, exigida por los jugadores.

Extractado por el Ing. Guillermo Busso de Southern Turfgrasses: Their Management and Use Richard L. Duble

Compartir:
We Are Sports Ford Rio Uruguay Seguros Callaway Ezgo Toro Universal Assistance Rolex Enard