Home / Canchas / Las instalaciones de mantenimiento para una cancha de golf

Las instalaciones de mantenimiento para una cancha de golf

Cuando consideramos la instalación del área de mantenimiento debemos tener presentes aspectos que con adecuada planificación y conocimiento nos permitirá una optimización de recursos.

Por Ricardo Helman. Alguna vez olvidado, otras postergado, el sector de mantenimiento de un campo de golf es el corazón de la cancha. Digo esto porque cuando se animan charlas en el club, los temas más abordados son los campeonatos, la escuela de menores, los miércoles de damas, lo linda que está la cancha después de una buena lluvia, el costo del green fee, de cuán lejos llegó un drive, etc, y se tiran ideas al azar de como invertir los siempre escasos recursos del club. En esas oportunidades, a mi me gusta decir: “todo bien, pero sin cancha, no hay golf”.

Y cuando consideramos la instalación del área de mantenimiento, a veces no tenemos presente algunos aspectos que con adecuada planificación y conocimiento nos permitirá una optimización de recursos, más aún, cuando partimos en un nuevo proyecto. 

Si bien hay clubes en Argentina con diferente antigüedad, presupuesto y dimensiones, este artículo puede servir para sacar alguna idea superadora y espero que todos los lectores del mismo coincidan en cómo se facilita el cuidado del campo cuando es respaldado por una eficiente logística de mantenimiento. 

La ubicación del área de mantenimiento

Deberíamos partir eligiendo una zona que tenga fácil acceso por camino tanto a los trabajadores como así también a proveedores, camiones de arena, recolección de residuos, etc. No deberíamos descuidar el factor seguridad y estar cubiertos por una vigilancia ya sea física o electrónica y una buena iluminación nocturna. El área bien podría disponer de una buena arboleda que lo proteja del sol en verano y ocultarlo de las vistas generales.

También debería ubicarse en un sector central de la cancha a fin de ahorrar tiempo y combustible en traslados hacia sus extremos y que además, sea accesible a la zona de administración del club evitando el cruce por los fairways, ya que, a lo largo del tiempo, se ira marcando el piso y resultará en un camino gastado a través de la cancha. 

Que esté al alcance los servicios de agua corriente, cloacas, electricidad, gas e internet y a este punto usted debería estar pensando que estoy hablando del club house, pero no es así. Hay que comprender que el personal de mantenimiento comienza sus tareas de madrugada y trabaja “a contramano” de los jugadores para permitirles la utilización de la cancha libre de interferencias para el juego y todas las mejoras y facilidades que le demos, serán una inversión y no un gasto.

Los sectores dentro del área de mantenimiento.

1.Sector sucio

Es donde la maquinaria que trabajó durante el día en la cancha es limpiada antes de ingresar a donde se harán las reparaciones y mantenimientos diarios.

Debería contar con una plataforma de material elevada sobre el terreno y una pendiente adecuada que permita el drenaje de suciedad, barro, pasto, etc, con los adecuados depósitos de basura y desperdicios. Ese sector debería tener iluminación artificial para cuando los trabajos del día terminan tarde.

Es conveniente que el suministro de agua para lavado tenga un buen caudal antes que demasiada presión, evitando el uso de hidrolavadoras que puedan causar daños a sellos, juntas, cojinetes e instalaciones eléctricas. 

Tener a mano escoba, cepillo y una manguera con provisión de aire comprimido también resulta muy adecuado.

También podríamos utilizar este sector para la carga de combustible a las maquinarias sin descuidar los posibles derrames y la disposición final de residuos y envases peligrosos.

2. Sector limpio

Una vez que se lavaron las máquinas y se escurrió el agua, se puede pasar al sector donde se harán las tareas de mantenimiento tanto programado como correctivo por medio de una calle que no vuelva a ensuciar las ruedas con tierra.

Lo ideal es contar con un galpón techado que disponga de buena iluminación y ventilación y tener los gabinetes de herramientas y repuestos bajo llave.

Hay elementales herramientas de uso frecuente como piedra de amolar, compresor de aire, soldadora, taladro, grúa o malacate para elevar cuerpos de corte y greeneras manuales a las mesas de trabajo y afilado de cuchillas que siempre son necesarias. 

Aquí podremos guardar una reducida cantidad de grasas, lubricantes, pastas de pulido y afilado de uso frecuente en un gabinete de uso exclusivo.

3. Sector general

Aquí es donde van a convivir las personas que trabajan en la cancha y es necesario proveerlos de un lugar para que estacionen sus vehículos particulares, motos y bicicletas, contar con baños y aseo personal, algún ropero para guardar la ropa, comedor y una pequeña oficina administrativa para el encargado. Que en Argentina falte una parrilla o asador, es un pecado.

El comedor bien podría ser utilizado como sala de reuniones para impartir directivas y para instruir al personal en cuestiones del mantenimiento por lo que una pizarra sería de buena utilidad. Aquí se pueden exponer planos de la cancha, de riego, tableros de información, planes de tareas y distribución de las mismas.

Varias veces me han pedido la instalación de un televisor en la sala comedor y tantas me he negado, creo que es un aparato que ralentiza la entrada al trabajo. 

El celular nos permite estar conectados e informados de igual manera, aunque su uso mientras se está trabajando es una imprudencia y algo que los encargados no deberían permitir. Resulta común ver operadores de maquinaria conectados con auriculares y reconozco que puede hacer mas llevadera una tarea rutinaria, pero el hecho de no estar atento a los sonidos de la máquina y sus cambios de tono y frecuencia, evita la detección oportuna de fallas y accidentes.  

Un dato no menos importante: tener un botiquín de primeros auxilios y exponer en lugar bien visible los teléfonos para casos de emergencias médicas, incendios y policía.

4. Sector guardado de maquinaria

Pensar en dejar a la intemperie maquinaria que vale una fortuna sería desaconsejable. No hace falta mucha infraestructura, pero un tinglado con piso de material es lo mínimo con que se debería contar. Es aconsejable que se disponga de iluminación y provisión eléctrica, pues nunca falta una batería descargada que requiera de un cargador.

5. Almacenamiento de agroquímicos, combustibles y áridos

Para la estiba de agroquímicos y combustibles, lubricantes y grasas es conveniente tener pañoles separados de la circulación general que cuenten con la adecuada protección y buena ventilación.

Es recomendable la identificación y rotulación de los productos agroquímicos en las estanterías como así también llevar una planilla de control de inventario y fechas de vencimiento de los productos. 

Los contenedores de metal a los que se le puede practicar ventanas para ventilación son un buen recurso para estos fines.

Podrían estar cerca del “sector sucio”, ya que dispondremos de agua en cantidad para sofocar un incendio o de enjuague en caso de contaminarnos con algún producto peligroso.

Para el almacenamiento de arena y materiales que se usan para bunkers y tareas de topdressing, es bueno contar con tres paredes y piso de material para evitar se contamine de vegetación y pérdidas por la erosión del viento.

En cuanto al depósito de combustible e inflamables, valen las lógicas consideraciones de seguridad, y no debemos descuidar su administración y control. La instalación de visores de niveles y un surtidor con bomba, filtro y caudalímetro va a ayudarnos a controlar y evitar usos indebidos.

Otra buena medida de seguridad, es colocar bandejas de contención de líquidos inflamables para evitar derrames.

6. Seguridad

La instalación o revisión de los dispositivos de seguridad no deben quedar de lado. Nuestro mayor capital son las personas que trabajan en el club.

La instalación eléctrica debe estar construida bajo normas. Su dimensionamiento debería ser calculado y construido para las tareas que se van a utilizar (iluminación, alimentación de herramientas eléctricas, bombas, etc) y deberían contemplar el uso de disyuntores diferenciales, llave de corte parciales y generales.

Aunque la instalación de gas es pequeña ya que se utilizará solo para la cocina, baños y calefacción del sector de estar, no deberíamos descuidarla. Si no disponemos de suministro de gas natural, podremos optar por gas envasado o recurrir a la alternativa eléctrica.

La consulta de un técnico en seguridad e higiene nos dará las pautas para disponer de matafuegos e instalaciones contra incendio adecuadas y asesorarnos sobre la provisión de elementos de seguridad personal individual como guantes de trabajo, anteojos y protectores auditivos, máscaras con filtros adecuados para el uso de agroquímicos, calzado y ropa de trabajo.

Finalmente, deberíamos interiorizarnos de las disposiciones locales en cuanto al tratado de residuos, envases de agroquímicos, etc, para prever las adecuaciones a esas normas. 

Por CN (re) Ricardo Helman, ex presidente Golf Puerto Belgrano e integrante de la Comisión de Canchas de la AAG, con la colaboración del Tec. Agr. Walter Cáceres, Encargado de Cancha del Golf Puerto Belgrano y la Ing. Agr. María Eliana Diaz Weiss asesora de la FRGS.

Se agradecen las fotos aportadas por, el Ing. Agr. Daniel Tosoni, Jefe de espacios verdes Llao Llao Resort; Golf & SPA; Mauricio Cifuentes, Greenkeeper de los Canales Golf Club; Leopoldo Vázquez, Greenkeeper de Chapelco Golf & Resort; José Luis Viera, Greenkeeper Arelauquen Golf & Country Club y Carlos José Días Sancho, Integrante Comisión Directiva Santa Lucía Golf Club.

Compartir:
We Are Sports Ford Rio Uruguay Seguros Callaway Ezgo Toro Universal Assistance Rolex Enard