Home / Temas Varios / Las lecciones que aprendí como integrante de la Comisión de Canchas

Las lecciones que aprendí como integrante de la Comisión de Canchas

La Comisión de Canchas tiene la responsabilidad y el privilegio de mantener y hacer crecer la cancha de golf. Aquellos que son elegidos como Presidentes de la Comisión deben estar a la altura del cargo. No es un trabajo fácil.

Las consideraciones básicas para pertenecer a la Comisión de Cancha son:

¿Por qué debo estar en la Comisión?

¿Cuántas personas debe haber en una Comisión?

Cuánto tiempo deben permanecer los miembros en dicha Comisión?

La mejor opción es una Comisión pequeña. No más de siete miembros. Los integrantes deberían representar distintos handicaps, géneros y edades. Y lo más importante es la habilidad de los miembros de la Comisión para comunicar la preocupación de los socios a la Comisión al igual que desde la Comisión a los socios. En otras palabras, designen a socios que sean respetados y accesibles.

La duración del cargo de cada socio debería ser lo suficientemente extensa como para que adquiera el conocimiento básico de cómo se mantiene la propiedad. Es importante reconocer que los errores son parte del proceso, por lo que los integrantes deberían recibir el beneficio de aprender el proceso, cometer errores y aprender de la experiencia. Además, no debería pretenderse que el superintendente tenga que explicar su función anualmente a un grupo nuevo. Él utilizará mejor su tiempo con un grupo de socios conocedores del tema volcados a planes a largo plazo y a temas operativos actuales. Con estos factores en mente, yo sugiero cargos de no menos de cinco años, y el presidente debería cumplir con un término no inferior a ese.

Desarrolle un objetivo a cumplir

El objetivo a cumplir deberá elaborarse teniendo en cuenta la información y la opinión de la Comisión de Cancha, de la Comisión Directiva y de la Gerencia, luego de lo cual debería publicarse a todos los socios. Debería reflejar una imagen amplia y definitiva a la vez. Debería constituir el punto central y la marca de referencia ante cualquier consideración de modificación de la cancha de golf. Mantenerse enfocado en este punto evitará las discusiones sobre “preferencias personales”.

Desarrolle una política

El punto en común de una buena política es la coherencia. La mejor forma de ser coherente es redactando un manual de normas para la cancha de golf. El objetivo de la política debería ser el de concretar la obligación de la Comisión sobre la cancha, ante los socios y sobre el juego del golf creando la imagen pretendida presentada en el Objetivo a Cumplir. La cancha de golf debe reflejar dicha imagen en su sustancia.

Se debería hacer el esfuerzo para que los socios del club puedan disfrutar cada vuelta a la vez que se les brinde toda posibilidad de mejorar su juego. Con esto en mente, la Comisión debería esforzarse por producir una cancha que sirva como una prueba para el mejor golfista y le brinde una amplia oportunidad a los más altos handicaps de disfrutar cada una de las vueltas jugadas

El Presupuesto

El presupuesto deberá reflejar y apoyar el nivel deseado de mantenimiento y acondicionamiento. Como punto de partida, el 65% de las cuotas de socios y ganancias netas relacionadas directamente con el golf (es decir, green fees, carritos, cancha de práctica, etc.) deberían asignarse a estas operaciones y al capital de la cancha de golf. La cancha es el activo más importante que posee un club; por ende, debería recibir una buena tajada de la inversión fiscal.

Dentro del presupuesto operativo, el sueldo del personal debería rondar el 65% del total del presupuesto, puesto que el mantenimiento de la cancha de golf requiere de mucha mano de obra. Tenga en cuenta que la calidad de la mano de obra es prioritaria sobre la cantidad.

Agronomía

No es necesario que los integrantes de la Comisión conozcan todos los nombres científicos, matices y usos de los distintos químicos y agentes utilizados por los superintendentes. Mantenerse al día con los cambios en las áreas de aplicaciones en las canchas y prácticas agronómicas requeriría de cantidades inusuales de tiempo y talento, y simplemente no es necesario. En mi opinión, existen tres cosas simples que uno necesita saber sobre agronomía para ayudar al entendimiento de la mayoría de los programas relacionados con el césped: 1. Agua; 2. Más de ocho horas de luz solar;

3. Drenaje.

Agua: Cuando se observa un área de césped que no está bien, uno se puede preguntar: ¿Estará recibiendo demasiada agua? ¿Poco agua? ¿La calidad del agua es buena, mala o indistinta?

Luz Solar: Más de ocho horas de luz solar: ¿El área está recibiendo al menos ocho horas de luz solar plena? ¿Si no es así, por qué?

Drenaje: Si el agua o exposición solar no es el problema, entonces averigüe si el área tiene suficiente drenaje.

Si descubre que estas preguntas básicas se pueden contestar afirmativamente, entonces el problema debe estar en otro lado. Mi experiencia me indica que la solución a la mayoría de los problemas puede encontrarse respondiendo primero estas simples preguntas.

Quejas

El orden punzante de las quejas es histórico por naturaleza. La progresión típica es greens, fairways, roughs, bunkers, tees y así sucesivamente. Establecer normas en estas áreas es imperioso para reducir, o incluso solucionar, disputas. El siguiente es un breve resumen de algunas de las normas que hemos establecido en mi club que pueden servirles como pautas para el desarrollo de sus propias normas:

Greens

Velocidad: Establezca variaciones mínimas en las lecturas del stimpmeter. Como ejemplo, mi cancha de golf tiene un promedio de 10 pies +/- 3 pulgadas según el stimpmeter. Asegúrese de que el green de práctica se parezca en velocidad a los de la cancha. Recuerde que el Stimpmeter se desarrolló para fijar los cuidados de los greens para hacerlos consistentes en sus velocidades. Es mejor no publicar esta información.

Suavidad: Quizás más importante que la velocidad. Hay varios métodos según los cuales se puede lograr suavidad de rodado en los greens: cepillado, uso de rodillos, topdressings frecuentes, etc. Tenga presente que el golf se juega en la superficie, no en la zona radicular. No confunda la condición agronómica del césped con buenas condiciones de juego.

Ubicación de los hoyos: cuanto más lenta sea la velocidad de los greens, mayor será la variedad de ubicación de hoyos. Observe cuidadosamente los patrones de tránsito dentro y fuera de los greens. Los patrones de desgaste pueden ser reducidos eficazmente cambiando de manera frecuente la ubicación de los hoyos y cuantas más ubicaciones haya, mejor. La USGA ha publicado pautas sobre velocidad y pendientes relacionados con una justa ubicación de hoyos que pueden resultar útiles en este aspecto.

Fairways

Corrida: La distancia que recorre una pelota luego de que haya “aterrizado” en el fairway depende de la firmeza, altura de corte, y contenido de humedad del mismo. Lo ideal es entre 15 y 25 yardas.

Altura de corte: Al igual que con la corrida de la pelota, la altura de corte puede afectar el efecto que lleva la misma. Los fairways suaves y cortados bajos pueden crear la ilusión de que la pelota está bien asentada a la vez que proporcionan un vuelo de pelota más controlado. Las alturas de corte más elevadas son preferidas por algunos jugadores; sin embargo, a la larga producen una condición de juego más comprometida.

Ancho: Es primordial utilizar el diseño arquitectónico de la cancha para establecer el ancho del fairway. Una vista bilateral agradable tiene que estar por encima de cualquier requisito de ancho.

Rough

Permita una definición entre el fairway y rough. Trate de evitar alturas de pasto que se presten a frecuentes búsquedas de pelotas perdidas.

Bunkers

Recuerde que son hazards. Trate de mantener alguna constante como puede ser la arena y profundidad. Si se ubican los rastrillos fuera del bunker se logra menor cantidad de huellas como consecuencia del tránsito.

Establezca un césped que tenga la textura y altura de corte similar a los collares. Al establecer la dirección de los tees, párese aproximadamente 20 a 30 yardas detrás del tee para visualizar la línea del fairway y luego determine la dirección del corte. Recuerde que los pares 3 rápidamente producen una protuberancia en el medio debido a los frecuentes rellenados de divots. La nivelación debería ser una preocupación constante.

El Superintendente

El presidente de la Comisión de Cancha debería comunicarse frecuentemente con el superintendente y poner por escrito los temas a tratar. Existen ciertos principios que creo son universales. El golfista más importante para el superintendente es el que está jugando ese día. ¡Eso se traduce como solucionar las áreas problemáticas ya! A mi me gusta que nuestro superintendente utilice una línea blanca alrededor de las áreas problemáticas. Dicha práctica me sugiere dos cosas: 1) el superintendente vio el problema y 2) el o ella tiene la intención de hacer algo al respecto. El superintendente debe ver la cancha a través de los ojos del golfista. Las prácticas agronómicas coherentes pueden apreciarse solamente cuando afectan favorablemente la calidad y “textura” de las superficies de juego.

Establezca confianza y respeto mutuo con el superintendente. Conozca su lado personal. Esté al tanto de los eventos de su vida familiar. Intente nunca decepcionar a los demás. Apoye públicamente y critique en privado. Nunca sorprenda al superintendente en una reunión de Comisión de Cancha, permita que vea los temas a tratar antes de que se reúnan. Continúe recordándole al superintendente que el estar alerta puede dar lugar a la rutina. Asegúrese de que el superintendente tenga todas las herramientas para el éxito, tales como equipamiento, presupuesto y tiempo y esté dispuesto a brindar aquello que se necesite. Disfrute la relación y más importante aún, diviértase.

El Personal

Aspire a convertir al obrero en un trabajador calificado. Un conocimiento básico de golf es un ingrediente clave para entender por qué ciertas tareas se llevan a cabo de formas específicas. Una buena forma de desarrollar este entendimiento es brindándole al personal clases de golf y permitirles que jueguen “su” cancha. Conserve el área de mantenimiento limpia y saludable – es el hogar del personal lejos de su casa.

El Asistente

Mi pensamiento personal es que un asistente que pretende lograr el puesto de superintendente no debería emplearse por más de tres años. Después de todo, este período de trabajo debería ser una experiencia de aprendizaje. Durante este tiempo, el superintendente debe ser un maestro, lo cual es un buen ejercicio en sí mismo para él. Tenga presente que es más importante que el asistente sepa hacer las preguntas correctas más que conozca cualquier respuesta.

Asesores

Un buen consejo nunca es barato y el consejo barato nunca es bueno. Los asesores externos siempre son una ayuda, especialmente en temas relacionados con agua, problemas con árboles, riego y proyectos especiales. El Servicio de Asesoramiento sobre Césped de la USGA y muchas de sus publicaciones son un recurso maravilloso. También es importante que los superintendentes se mantengan actualizados a través de actividades educativas y certificaciones.

Privilegio versus Poder

Los integrantes de la Comisión de Cancha deberían proveer administración y liderazgo estando conscientes y al día con las actividades locales, tales como requisitos de agua y otros temas ambientales vitales. Deberían asistir a reuniones locales y regionales y a seminarios que traten todos los temas relacionados con una cancha de golf.

Finalmente, la recompensa por sus servicios a la Comisión de Cancha será la satisfacción de ser una buena guía para el terreno y el juego del golf. Si usted desarrolla una preocupación paternal con la cancha, ¡habrá hecho un buen trabajo!

CONSEJOS PARA LOS INTEGRANTES DE LA COMISIÓN DE CANCHA

Mis más de 30 años en la Comisión de Canchas me han dado una perspectiva interesante sobre nuestra cancha de golf y lo que se necesita para tener una Comisión productiva y funcional. Durante los años he coleccionado lo que yo llamo preceptos que se pueden aplicar a nuestra cancha y a ser parte de la Comisión. Algunos son míos, otros los escuché en algún momento y lugar y espero que los integrantes actuales y futuros de Comisiones de Cancha puedan beneficiarse con estas simples verdades:

La mayoría de los superintendentes riegan por demás y fertilizan menos de lo que deberían.

El agua tiene memoria de elefante; tiende a ir donde siempre ha ido.

La madre naturaleza no es una dama.

No jugamos al golf en los árboles; lo jugamos en el suelo. Pode los árboles en cualquier momento; saque árboles en cualquier momento que no haya nadie.

Si alguien se queja de la falta de sombra en la cancha, ¡dígale que se consiga un carro con techo!

El único color en una cancha debería ser el de las flores y las astas-banderas.

La colocación de panes de césped raramente es una solución.

El golf se juega en la superficie, no en la zona radicular.

La agronomía es una ciencia; el mantenimiento de los greens es un arte.

Pruébese el sombrero cada tanto; asegúrese de que todavía le quede bien.

Los greens buenos hacen que los panchos tengan mejor sabor.

Si tienes dudas… no hagas nada.

* El Doctor Paul Rowe ha sido integrante de la comisión de golf por más de 30 años en el Arizona Country Club, en Phoenix, Arizona, donde continúa siendo un golfista activo e integrante de la comisión. Publicado por USGA Green Section Record, Julio-Agosto 2009.

Compartir:
We Are Sports Ford Rio Uruguay Seguros Callaway Ezgo Toro Universal Assistance Rolex Enard