Home / Fairways y Tees / Mantenimiento de fairways de bermuda

Mantenimiento de fairways de bermuda

Por John H. Foy – Director de la Green Section de la USGA, Florida, U.S.A.USGA Green Section Record – Noviembre/Diciembre 1993

Para las canchas de Florida y del Sudoeste de los Estados Unidos, la temporada pico de golf transcurre durante los meses de invierno. En estas canchas, el crecimiento que se produzca en el verano anterior tendrá un impacto directo sobre la calidad de los fairways que podrá suministrarse durante los meses de invierno. De aquí la importancia del correcto manejo de los fairways de bermuda durante la temporada de verano.
Aunque algunos estén en desacuerdo, los céspedes de bermuda (Cynodon dactylon) pueden proveer las mejores condiciones de fairway posibles hoy en día. Los golfistas de todos los niveles encuentran de su agrado el denso crecimiento vertical característico del césped de bermuda. A los mejores jugadores, les es posible golpear la pelota de la superficie del césped y enviarla con efecto hacia el green. Asimismo, a los jugadores de más alto handicap les es posible barrer la pelota de un denso fairway de bermuda tanto con maderas como con hierros. Para poder proveer los fairways de alta calidad exigidos hoy en día, los programas de mantenimiento deben ser los correctos.

Corte

Una de las prácticas de mantenimiento más importantes es el corte de rutina. Durante los meses de verano, cuando la bermuda está en activo crecimiento, la frecuencia de corte es sumamente importante para obtener césped de gran calidad. Las viejas prácticas aún tienen vigencia: deberá cuidarse de no cortar más de 1/3 a 1/4 del área foliar en cada corte, a fin de evitar un excesivo estrés a la planta. Para mantenerse dentro de esta orientación, lo aconsejable es un mínimo de tres cortes por semana. Sin embargo, el corte diario es esencial si se desea un césped de calidad superior. El hábito de crecimiento lateral de las bermudas puede resultar en una cantidad significativa de desarrollo de “pelo”. Por lo tanto, como ocurre con los greens, el patrón de corte del fairway exige que sea variado en forma continuada. Además de variar el punto de partida a lo largo del mismo, un patrón de corte cruzado o en círculo debería utilizarse sobre una base semanal. Para lograr un buen corte de la bermuda es necesario trabajar con máquinas de corte helicoidal que posean 10 a 11 cuchillas por elemento de corte. Resultan más eficientes las unidades de corte con motores hidráulicos que las impulsadas por el movimiento de las ruedas motrices. Esto es especialmente así, si a los fairways se los corta en forma rutinaria durante las primeras horas de la mañana cuando el césped está aún húmedo. Con el tremendo éxito de las cortadoras livianas utilizadas en los fairways de agrostis en el Norte de los EEUU, más y más canchas en Florida y en el Sudeste están implementando programas similares. Si bien el corte que se logra con estos equipos es de alta calidad, la acumulación de “thatch” ocurre a una velocidad mayor debido a que las cortadoras más livianas tienden a flotar por encima de la superficie del césped. El uso de las cortadoras triplex y la remoción de pasto cortado no constituye una estrategia práctica para los fairways de bermuda. El uso de cortadoras autopropulsadas de cinco unidades y de mediano peso ha probado ser el mejor equipo en los fairways de bermuda. Hay que señalar que en los fairways de bermuda los cortes cruzados no se resaltan tanto como en otros tipos de céspedes (por ejemplo ryegrass, agrostis, etc.) En lo referente a alturas de corte, durante las épocas de activo crecimiento, una altura de 1/2 pulgada (12,7 mm) es ideal para mantener una cubierta de césped denso y una superficie lisa y pareja. Si la cancha va a ser sede de un torneo profesional o aficionados de bajo handicap, una altura de corte de 3/8″ (9,5 mm) puede ser practicada por un corto período de tiempo. Para el juego general y/o al manejar fairways de bermuda comunes, podría corresponder una altura de corte algo más alta. Sin embargo, el exceder una altura mayor de 5/8″ (15,8 mm) durante el verano no es recomendable en la mayoría de los casos. La práctica de utilizar alturas mayores en realidad produce condiciones de juego más difíciles dado que la pelota se mete más en el césped. En la medida que la velocidad de crecimiento decrece en el otoño, resulta una buena práctica elevar la altura de corte. Esto permite que se almacene mayor cantidad de hidratos de carbono, lo que mejora significativamente la tolerancia al desgaste. Con los fairways de Tifway, una altura de corte otoño/invierno/ primavera de 3/4″ (19 mm) es la recomendada, si bien alturas algo mayores se necesitan con los tipos comunes de bermuda. Ni bien comienza el crecimiento sostenido de la bermuda en primavera, la altura de corte debe ser bajada gradualmente.

Aireación, slicing y corte vertical

Con los fairways de bermuda, la acumulación excesiva de thatch puede ser un problema. A menudo es agravado por una excesiva aplicación de fertilizantes y de riegos, que se llevan a cabo para cumplir con los deseos de los golfistas que el césped sea exuberante y de color verde oscuro. Los céspedes de bermuda muestran naturalmente un color verde pálido. Si sólo pudiéramos educar a los golfistas en el sentido que el color no es un indicador esencial de calidad, el thatch y otros problemas del manejo de céspedes no serían tan serios. Ello no obstante, para obtener un crecimiento sano y buenas condiciones de juego de los fairways de bermuda, es necesario el corte con groomer.

Una revisión de la bibliografía recientemente publicada revela algunas discrepancias con respecto a la efectividad de la aireación con sacabocados y del corte vertical para el control del thatch. Sin embargo, sobre la base de mi experiencia a través de los años en canchas de Florida y el Sudeste, ambas operaciones son vitales para el control del thatch y en la producción de una cobertura de césped densa y correctamente condicionada. En el Bonita Bay Club, en la costa inferior del sudoeste de Florida, se han mantenido fairways de óptima calidad en su cancha Marsh desde que se inauguró hace unos nueve años. Una razón que ha permitido un alto estándar de calidad es el intenso programa cultural cumplido todos los veranos. Los fairways son aireados por lo menos dos y hasta tres veces por año. A través de los años los equipos de aireación de arrastre convencionales han cumplido un trabajo adecuado. Sin embargo, las más nuevas unidades de aireación de fairways, donde los elementos aireadores tienen movimiento propio, producen resultados muy superiores. El mayor número de agujeros por unidad de área y la mayor profundidad operativa de estas unidades transporta una mayor cantidad de suelo a la superficie y esencialmente produce un buen topdressing para el césped. También existen varias canchas que han implementado programas de aireación de fairways con sacabocados profundos. Desgraciadamente, la lenta velocidad operativa de este tipo de equipos puede constituir un factor limitante para su utilización.

En lugares donde ocurre un tránsito concentrado, la aireación y la fertilización suplementaria constituyen una buena práctica para mantener una cobertura de césped densa y sana. Además, el slicing o el spiking pueden ser prácticas muy beneficiosas. Estas unidades tienen una alta velocidad operativa y no causan tanto daño a la superficie de juego. Por consiguiente, es más fácil hacerlo varias veces por año. Sin embargo, debido a que el slicing y spiking no son tan efectivos para el control del thatch, es mejor utilizarlos como prácticas complementarias de un programa de aireación con sacabocados. El corte vertical anual del fairway de bermuda deberá considerarse una práctica de manejo básica para producir y mantener un césped de alta calidad. Debe recordarse que el crecimiento del vástago de bermuda se produce a partir del tallo o del estolón. Por lo tanto, se necesita cortar los tallos para crear nuevos puntos de crecimiento y aumentar la densidad de los vástagos. El corte vertical también ayuda a remover viejo material de hojas y thatch, y actúa como una técnica de grooming para producir el hábito de crecimiento recto. Si el corte vertical anual no es factible, se lo debe efectuar cuanto menos año por medio. El enfoque estándar ha sido efectuar uno o dos cortes verticales severos desde el inicio hasta la mitad del verano. Estos tratamientos severos sin duda causan destrozo significativos de la superficie, inconvenientes a los jugadores y un problema de disposición de los residuos. Sin embargo, dentro de una plazo de dos o tres semanas, ocurre una completa recuperación y se puede proporcionar un óptimo acondicionamiento.

También se ha encontrado que una serie de entre tres y seis réplicas más livianas a través de toda la temporada de crecimiento produce resultados similares sin tanto desgarro en la cancha. La preparación del elemento de corte vertical que ahora está disponible para algunas de las unidades para corte de fairways son lo más adecuado para esta práctica. En Florida, así como en Buenos Aires, ahora existen varias empresas que proporcionan servicios de corte vertical por contrato. Cuando el equipo y/o mano de obra limitan los trabajos de la cancha, estos servicios contratados constituyen una excelente opción para asegurar que un buen programa de corte vertical sea practicado. Las prácticas de manejo de los fairways de bermuda mencionados en este artículo se basan en programas cumplidos en otros lugares y en canchas en los alrededores de Florida. Cada una de estas canchas ha establecido una reputación por proveer una alta calidad de césped de fairway y calidad general en la cancha.

Traducido por Gustavo Leguizamón. Corregido por los Ings. Ags. Guillermo Busso y Carlos M. Di Bella.

Compartir:
We Are Sports Ford Rio Uruguay Seguros Rio Uruguay Seguros Callaway EZGO TORO Universal Assistance Rolex Enard