Sports - AAG Asociación Argentina de Golf
Home / Canchas / Dollar Spot y nitrógeno

Dollar Spot y nitrógeno

Una universidad y un campo de golf se unieron para determinar si el aumento de la fertilización con nitrógeno (N) y la fuente de este, reducen la severidad del dollar spot en los greens. Por Mike Fidenza, GCM abril 2022.

El dollar spot es una enfermedad del césped causada por el hongo Clarireedia jacksonii (anteriormente llamado Sclerotinia homoeocarpa). Tradicionalmente los libros de ciencias del césped lo describían como una enfermedad del césped mal nutrido y poco fertilizado. Dollar spot es una de las enfermedades del césped más comunes y problemáticas. Es posible que no haya sido tan grave en esos «buenos viejos tiempos» debido a los mayores aportes de fertilizantes nitrogenados, a las alturas de corte más altas y tal vez a los productos a base de metales pesados que se usaban antiguamente.

En la década de 1980, los greens de bentgrass (Agrostis sp.) normalmente recibían de 2.5 a 3.5 kilogramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados por año. Desde principios de la década del 2000, los greens pasaron a recibir de 0.5 a 1.5 kilogramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados por año. Con menos nitrógeno aplicado hoy, a menudo el dollar spot es un problema crónico desde la primavera hasta principios del otoño.

¿Puede una mayor fertilización nitrogenado ayudar a controlar dollar spot? 

Paul Koch, PhD, de la Universidad de Wisconsin dirigió un equipo para investigar esta relación entre dollar spot y nitrógeno.

Durante tres años consecutivos, 2015, 2016 y 2017, se realizaron dos ensayos de campo idénticos, uno en O.J. Noer Turfgrass Research and Education Facility en Madison, Wis., y el otro en North Shore Country Club en Glenview, Ill., ambos bajo la supervisión del superintendente Dan Dinelli, CGCS. Los ensayos se hicieron sobre putting greens con base de arena de bentgrass (Penncross), cortado a 3.2 milímetros siempre con retiro de los recortes, y urea (46-0-0) como única fuente de nitrógeno. La urea representa una fuente de nitrógeno soluble en agua y rápidamente disponible. 

Se aplicaron cuatro dosis de nitrógeno: 50, 100, 200 y 300 gramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados cada dos semanas desde la primavera hasta el verano, para un total de 10 aplicaciones por año. Esto resultó en un total de 0.5, 1, 2 y 3 kilogramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados por año.

Las parcelas de control sin fertilizar y las parcelas con solo un programa de fungicidas también se incluyeron para comparar. El programa de fungicidas consistió en varios productos, a las dosis indicadas en el marbete, y en un programa de rotación, comenzando a finales de mayo (equivale a noviembre en HS) hasta finales de septiembre (equivale a marzo en HS). Todos los tratamientos con nitrógeno y fungicidas se aplicaron en forma líquida. Las parcelas de prueba individuales midieron 1.2 metros × 1.8 metros, y todos los tratamientos se repitieron cuatro veces. El dollar spot ocurrió naturalmente en ambas localidades.

¿Afectó la cantidad de nitrógeno al dollar spot? Combinando todos los datos, solo la tasa de nitrógeno más alta de 3 kilogramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados por año redujo consistentemente la severidad del dollar spot en comparación con el control no fertilizado. Ninguna tasa de nitrógeno suprimió tan eficazmente al dollar spot como el programa de fungicidas. Sin embargo, en ausencia de fungicidas, la única posibilidad de reducir la severidad del dollar spot es con la aplicación de al menos 300 gramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados cada dos semanas desde la primavera hasta el verano.

A pesar de que se aplicó mucho nitrógeno, los investigadores no piensan que el césped simplemente «superó» los síntomas de la infección, desapareciendo las hojas infectadas. Sugieren que otros factores también intervienen, como poblaciones microbianas benéficas del suelo, mecanismos de defensa de las plantas, o el pH de la superficie de la hoja influenciado por mayores aportes de nitrógeno.

Además, se analizaron recortes de césped para determinar nitrógeno foliar. Se observó una disminución en la actividad de dollar spot con un contenido de nitrógeno foliar igual o mayor al 4,5 %. Adicionalmente, se necesita más trabajo para investigar el uso de reguladores de crecimiento y mayores tasas de fertilizantes nitrogenados para reducir la severidad de dollar spot.

¿Hay relación entre la fuente del nitrógeno y la gravedad del dollar spot?

El Dr. Paul Koch, también dirigió a su equipo para examinar la relación entre el dollar spot y la fuente de nitrógeno.

Se evaluaron tres fuentes de nitrógeno: nitrato de calcio (15-0-0), que tiene un efecto alcalino sobre el pH del suelo; sulfato de amonio (21-0-0), que tiene un efecto ácido sobre el pH del suelo; y nitrato de amonio (33-0-0), que tiene un efecto nulo o neutral sobre el pH del suelo. En 2015 y 2016, todos los fertilizantes se aplicaron a razón de 100 gramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados cada dos semanas desde la primavera hasta el verano, para un total de 10 aplicaciones por año, o sea 1 kilogramo de nitrógeno cada 100 metros cuadrados por año.

En 2017, conforme al estudio de tasa de nitrógeno, la cantidad se cambió a 300 gramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados aplicados cada dos semanas, o sea 3 kilogramos de nitrógeno cada 100 metros cuadrados por año. También se incluyeron parcelas de control sin fertilizar y parcelas sin fertilizar con solo un programa de fungicidas. El programa de fungicidas consistió en la rotación de varios productos aplicados a las dosis indicadas en el marbete, desde mayo (equivale a noviembre en HS) a septiembre (equivale a marzo en HS).

Al igual que en el anterior estudio, todos los tratamientos con nitrógeno y fungicidas se aplicaron en forma líquida, en agua portadora a razón de 8 litros cada 100 metros cuadrados. Las parcelas de prueba individuales midieron 1,2 metros × 1,8 metros, y todos los tratamientos se repitieron cuatro veces. El dollar spot ocurrió naturalmente en ambas localidades.

¿Tuvo la fuente de nitrógeno un efecto en el dólar spot? Realmente no. En general, ninguna de las fuentes de nitrógeno redujo consistentemente la severidad del dollar spot en comparación con el control no fertilizado que tenía una inaceptable cantidad de dollar spot y, por supuesto, se observó un control aceptable de dollar spot en todas las parcelas tratadas con fungicida. Aunque ninguna de las fuentes de nitrógeno aplicadas por sí sola controló efectivamente al dollar spot, los síntomas de enfermedades foliares fueron más bajos en las parcelas tratadas con nitrato de calcio. El pH del tejido foliar de bentgrass fue más alto en las parcelas de nitrato de calcio; sin embargo, el pH del agua de riego en ambos sitios de prueba osciló entre 7,8 y 8,5, y no está claro qué papel pudo haber jugado. Ninguna fuente de nitrógeno tuvo ningún efecto sobre el pH del suelo, que osciló entre 7,0 y 7,4 en ambos sitios de prueba.

La investigación actual sugiere tres posibles teorías para la respuesta del dollar spot a los fertilizantes nitrogenados: 1) una acumulación de poblaciones microbianas beneficiosas en los tejidos de las hojas, el thatch y el suelo que superan o “desplazan” al patógeno del dollar spot; 2) el incremento en el crecimiento del césped permite que las láminas foliares «escapen» como tejidos infectados y sean cortadas; o 3) el pH foliar o del suelo influye en la capacidad del patógeno para infectar los tejidos de las hojas o influye en la capacidad del césped para resistir la infección. El punto No. 2 no se observó con el estudio de tasa de nitrógeno, y el punto No. 3 no se observó con el estudio de fuente de nitrógeno. La investigación actual se centra en la rizosfera del césped, en particular con las prácticas de fertilización que podrían influir en la estructura y función de las comunidades microbianas del suelo y su efecto en el dollar spot.

Fuente: Townsend, R., M.D. Millican, D. Smith, E. Nangle, K. Hockemeyer, D. Soldat and P. Koch. 2021. Dollar spot suppression on creeping bentgrass in response to repeated foliar nitrogen applications. Plant Disease 105(2):276-283 (https://doi.org/10.1094/PDIS-05-20-1031-RE).

Mike Fidanza es profesor de planta y suelo en Penn State University Berks Campus en Reading, Pa. Traducción y adaptación, Guillermo Busso.

Compartir:
Ford TaylorMade RUS Telecom Nicasia AmericanAirlines EZGO TORO VisaSignature RUS Femenino Rolex Enard WeAreSports