Home / Canchas / Viveros de bermuda, aspectos a considerar

Viveros de bermuda, aspectos a considerar

Si el pasto del vivero no es absolutamente puro, nuestros greens resultarán contaminadas con césped no deseado. Informe especial de viveros de bermuda de Guillermo Busso, Director de Canchas de la Asociación Argentina de Golf.

El vivero debe estar alejado de los árboles y preferiblemente cerca del área de mantenimiento.

Generalmente a los viveros no se les da la importancia que tienen ni se les brinda la atención que corresponde.

Los viveros serán la fuente de césped para los greens de nuestro campo, ya sea para un cambio de carpeta o una eventual reparación.

Si el pasto de nuestro vivero no es absolutamente puro, todo el esfuerzo que significa un cambio de carpetas será un trabajo en vano, ya que como resultado obtendremos greens contaminadas con césped no deseado. 

Características

El vivero debe estar alejado de árboles o edificaciones. No debe sufrir la incidencia de sombra ni raíces.

Debe estar ubicado en un lugar alto, no debe ingresar agua de los alrededores durante una lluvia fuerte, ni deben formarse charcos sobre su superficie.

Preferiblemente debe encontrarse cercano al área de mantenimiento, de manera de controlarlo con frecuencia y brindarle el mantenimiento adecuado. Por supuesto, debe disponer de riego.

El tamaño del vivero deberá estar de acuerdo con las necesidades del club. Para un cambio de carpetas efectuado con sprigs o esquejes (material vegetal compuesto por rizomas y estolones) será necesario un 10% de la superficie total a implantar. Si es solo para reparaciones con una superficie menor, con la misma altura de corte y mantenimiento que los greens, será suficiente.

Lo ideal es que el suelo del vivero sea lo más parecido posible al suelo de los greens.

Trabajos previos a la plantación

Es fundamental que el suelo esté libre de cualquier tipo material vegetal vivo, ya sean semillas, raíces o estolones.

De ser posible habrá que esterilizar con bromuro de metilo. De lo contrario hay que hacer mas de una aplicación de herbicidas. Para esta segunda alternativa habrá que disponer de más tiempo para lograr mejores resultados.

Todo el material vegetal muerto deberá ser removido antes de la plantación.

Plantación

El material de plantación debe provenir de una fuente confiable, que brinde garantías del cultivar y su pureza.

Previo a la plantación será conveniente fertilizar con un fertilizante fosforado.

La superficie del suelo, primeros 2 centímetros, debe estar “suelta”, rastrillada. La distribución de los sprigs o esquejes se hará en forma manual. Luego se pasa un rastra liviana de discos rectos y sin filo, de manera de incorporar ligeramente el material vegetal al suelo. Finalmente se pasa un rolo e inmediatamente después riego abundante.

La distribución de los sprigs o gajitos se hace en forma manual, cuidando que la misma sea pareja.

Durante los primeros días, hasta que los sprigs o esquejes arraiguen, el riego debe ser frecuente, de manera que la superficie del suelo permanezca siempre húmeda. 

Cuidados posteriores

El perímetro del vivero debe permanecer siempre “quemado”, sin pasto, a fin de evitar la contaminación por ingreso de césped desde los entornos.

Inspeccionarlo con frecuencia de manera de eliminar los “fuera de tipo”. Los fuera de tipo son plantas de bermuda con diferentes características a nuestro césped (textura, color, presencia de inflorescencias), que se eliminarán con aplicaciones puntuales de glifosato.

El perímetro del vivero debe permanecer siempre “quemado”, sin pasto, a fin de evitar la contaminación por ingreso de césped desde los entornos.

El control de insectos, malezas y enfermedades será similar a los greens de bermuda del campo.

Hay que evitar que se forme excesivo thatch, esto favorecerá el desarrollo de enfermedades y dificulta la identificación de plantas fuera de tipo.

Compartir:
Ford Callawaystore RUS Ezgo TORO RUS Femenino Rolex Enard We Are Sports